He cambiado la imagen porque escondía una publicidad

by juan re crivello

Si el ojo pudiera ver los demonios que pueblan el Universo, la existencia sería imposible (1). Dijo mi gato.

Eran las 5 de la madrugada, le abrí la puerta y estaba magullado, se había caído de un tercer piso. Correrías nocturnas –según su confesión-, pero la frase era la explicación a tanto atrevimiento. El lado mitológico o del mundo esotérico le atraían, y agrego: “he perdido una vida, me quedan seis”. Le limpie, y puse sobre la mesa  tres galletas de chocolate. Mi gato era tan sabio que se atrevía a interpretar los sueños, antes que se durmiera me senté a su lado y le conté mi sueño de madrugada:

_Encontré a un ser querido cuando iba por la calle, ella era mujer y llevaba a su hijo de tres años. Rubio, envuelto de cabellos rubios hasta en la piel. Una masa toda peluda y brillante. Su presencia me afectó, no podía aceptar que tuviera un hijo y que este fuera tan especial. Mi gato acabo la tercera galleta y puso cara de reflexión. Luego respondió:

_ Soñar con niños, representan sus cualidades infantiles o una vuelta a la infancia. Sueñe lo que sueñe, es una prolongación de su personalidad infantil: su inocencia, su pureza, su simplicidad y su cuidadosa actitud. Suelen representar deseos de su subconsciente, de volver al pasado y a sentirse como entonces; de sentirse satisfecho con las cosas tan simples como se interesaban entonces, sin dificultades. (2) Luego se rehízo para insistir: debemos conservar una cierta intriga sobre lo que viviremos, es bueno intuir, pero si lo supiéramos de verdad desfalleceríamos.

Me mantuve en silencio, dentro de una hora me pondría la corbata y me marcharía a trabajar. ¿Amaba mi trabajo? Casi… un poco. Me atreví a preguntarle:

_ ¿Vivirás tu sexta vida igual que la anterior? Mi gato sonrió. Dije: previniendo su ansiedad golosa: ¡No hay más galletas!

_Me refundare, como dicen tus amigos los humanos –respondió-.

_Te volverás… ¿un gato de casa, relleno y con barriga de galletas de chocolate? –me atreví a decir con ironía.

_No ¡por Dios! Me apuntare a un gimnasio y hare deportes y… trabajaré en una radio que los gatos tienen en la parte lateral de aquel puente… que nadie nombra.

_El que está rodeado por una niebla espesa, ¿donde los vendedores de tabaco para delirar, lo cortan y lo trabajan después de traerlo de Marruecos?

_Si –respondió-. Mire el reloj, eran las siete. Me afeitaría, luego me pondría colonia de los Tres Pasos y un café con chicharrones de cerdo. La oficina me esperaba, dejaría mi renuncia en la mesa del jefe gritón y… me refundaría.

Notas:

(1)Si l`ull pogués veure els dimonis que poblen l´univers, l´existencia seria imposible. (Talmud, Berakhth, 6) Extraído de El Pendulo de Foucault pag 812 Ed. Destino Año 1988 Traducción del catalán por Juan re crivello.

(2) http://www.euroresidentes.com/suenos/diccionario.htm