by j re crivello

El mito – contado en innumerables libros y películas y se utiliza como base para el drama de Eurípides “Medea” – le dice a Jasón de salir en su barco, el Argos, para buscar el vellocino de oro alrededor de la antigua Cólquida, situado en el Mar Negro en hoy en día Georgia. Los griegos más tarde establecieron centros comerciales en Cólquide para el comercio de oro, metales preciosos y gemas. Vasso Adrimi (1)

Este largo periodo que durará hasta 400 años después de Cristo y la caída del Imperio Romano, se denomina el Helenismo. Jasón y los Argonautas son los precursores hacia el año 1200 A.dC. del fin de las ciudades y el reemplazo por el Imperio. En ese espacio de tiempo los griegos  pasan a ser ciudadanos del mundo o cosmopolitas, unificando las diferentes civilizaciones y el idioma griego se convierte en universal.

Dirá Heraclito 600 años después de Jasón y los Argonautas que la phýsis o naturaleza está dominada por el Logos o la razón que establece las leyes que guían el Cosmos. Y establece tres aspectos que llegan hasta nuestros días: la phýsis es cambiante y dinámica, el cambio no está guiado por el caos sino por una Armonía Tensa, y los humanos son inexpertos para conocer estas leyes.

Podríamos afirmar que en aquel medio siglo se construyo una parte del conocimiento actual: Observamos que Jasón busca el vellocino de oro, o los metales preciosos que aumenten la riqueza de su sociedad. Este aumento de los metales se corresponde con el crecimiento de las ciudades y la necesidad de establecer una base común “metálica” para facilitar los pagos y los intercambios.

Con la aparición de los presocráticos entre los que hemos mencionado a Heráclito, se pasa de la cultura religiosa para explicar la naturaleza, a la razón; y aceptar el cambio o paso de una situación a otra; y se enuncia algo que nosotros consideramos la esencia de nuestra civilización, la relación dinámica de opuestos: amor/odio; vida/muerte; salud/enfermedad por citar algunos ejemplos. Esta Armonía Tensa establece que nada se mantiene, todo fluye.

Y con ello Jasón y los Argonautas -sin saberlo- al partir en busca del vellocino de oro se sumergían en una nueva civilización.

Notas:

(1) Fuente: Monte Pelión cerca del centro de Grecia, los Científicos hallan los restos arqueológicos de una ciudad desde donde partieron Jasón y los Argonautas

http://web.archive.org/web/20120304035853/http://www.arcl.ed.ac.uk/a1/stoppress/stop769.htm

 

Anuncios