Amigos el día 13 de diciembre cumplo 60 años (la fiesta será interesante). He seleccionado de los 1700 artículo de mi blog: 13. Los iré subiendo y compartiendo con vosotros cada día. Espero vuestros atinados y salvajes comentarios. j ré

Sexo and twitter 

Alicia: A mí la cocina se me da fatal, y como quiero recuperar a mi chico y, se dice que a los hombres se les conquista por el estómago, a ver si me puedes ayudar: ¿el picardías de qué color me lo pongo, rojo “frambuesa” o rojo “carne”?.

Sandra: Rojo, siempre ese color. Luego una ensalada que incluya gambas, aceitunas y vino turbio. Y música pestilente. Es aquella que les turba y desconcierta por ser “chic”. A ratos a mi Papi le invito a beber zumo de la locura.

Alicia: # ¿De la locura?#

Sandra: Es una suave mentira. Le tengo dicho –a mi Papi, que vigoriza– y la señora de la herboristería me lo recomienda para mi perro y sus verruguitas, aunque debo confesar que le planta los ojos de un alterado que me asusta. ¡Hazlo! Ahí va el link

Alicia: A veces mezclamos los potes –con mi marido, y yo, en mi caso estrujo uno de color gris que pone fan-cola y ahora que lo pienso ¡me altera un poquitín! La Fan-cola la venden en la Para-farmacia para evitar la caída del cabello y a mí me suena a vigorizante femenino.

Sandra: ¡Lo probare! Ya que me dices cuando mi Papi se pone pesado y estoy baja, recurro a una crema que recomiendan para el estreñimiento, me la paso por las zonas más sensibles y late un hormigueo, que si no responde él, me encuentro desolada. Se llama Jarabe de Goma y la venden en la farmacia bajo receta, pero te vas al médico de cabecera y te firma un papel con una caja. Como te pones un pelín ¡no te pases! Te aseguro que la fiesta está servida.

Alicia: Iré al médico. Se reirá del jarabe, pero tengo confianza y sino… me lo compras tu. Por cierto has probado ¿el anís con menta y salsa de jacaranda?

Sandra: No, ¿a qué sabe?; ¿para qué sirve?

Alicia: Es dulzón, tiene 8 grados y lo mezclo para acompañar el café o té de las tardes en la Residencia, las señoras mayores dicen que les quita todos los males. Desde que lo pongo el ambiente ha cambiado, se siente más alegría y las partidas de cartas duran hasta la cena.

Sandra: ¿No les hará daño?

Alicia: Es natural 100%, lo usaban las tribus indígenas del Amazonas para los festejos del cambio de estación, me lo recomendó un tipo que vivía a la vuelta de casa y le encontraba en la panadería. Un día hablando de la baja sensación de mis pacientes en la Residencia, me comento de ello y pude encontrar sus componentes en una herboristería de Barcelona, lo preparo en casa y se los sirvo como si fuera una copita de jerez. La tanguera Tita Merello decía ya con 80 años en un programa de televisión a las 5, que venía bien beberse a esa hora un jerecito. Ante lo cual hace unos meses lo probé y ¡funciono!

Sandra: ¡Ahora que dices! Recuerdo un programa de televisión que un tipo recomendaba beber cada tanto orina pues aligeraba (1) partiendo de la idea que el 90% de la orina es inerte y el 10% restante funciona muy bien para el sistema inmunológico.

Alicia: A tu Papi  –como tú le llamas– ¿Le explicas todo lo que le pones para tenerlo con saudades?

Sandra: ¡Ni hablar! A los hombres hay que darles entender lo que puede surgir, pero nunca referirles directamente lo que te propones en… el sexo.

Alicia: Tal vez ese es mi fallo. Hace unos días estábamos en la ventana que da al patio y le atraje hacia mi tan descarado que él se turbo. ¿Por qué narices las mujeres tenemos que actuar con cierto disimulo? No es más fácil someterles a nuestro arbitrio ¡como intentan ellos con nosotras!

Sandra: Quizás; tal vez; es posible; sería recomendable; no siempre es así. Nuestro territorio está saturado de pequeñas conquistas, el suyo es de los dominadores intempestivos. Con mis preparados le pongo en órbita cuando me apetece y ¡mi Papi! rueda con suavidad a mi alrededor.

Alicia: Vamos, en el fondo no deja de ser la tradicional reacción parecida a sujetadores; ligueros o cosillas esplendidas para capturar su estilo depredador. ¡Con ello seguimos aferradas a nuestra pasividad!

Sandra: Si

Alicia: ¡No!, me rebelo

Sandra: ¿Cuánto necesitas para cambiar el estilo?

Alicia: Solo amor

Sandra: Amor y groserías ¡ja! ¡Ja!

Alicia: O meter un cierto espacio de ternura

Sandra: El depredador es animal

Alicia: La paciencia y el estilo son aprendidas

Sandra: Me llaman. ¿Lo dejamos?

Alicia: OK

 

 

Nota:

(1) Alfaro Xumari http://www.youtube.com/watch?v=IGQc01gsE3k