Amigos, como cada sábado regresa D Roccosick en su viaje a través de Siberia en dirección a China -j ré

El tren se detuvo y pude subir con prisa. Detrás quedaba –a lo lejos– la estampa del comisario que había aparecido casi de casualidad para despedirse. Llevaba el sobre que había rescatado del lavabo de la estación y ansiaba abrirlo y ver su contenido. El revisor me acompaño hasta el único compartimento libre. Había conseguido una plaza trasladando a otra persona junto a una familia. Me acompañaría un destacado señor de la Academia de Ciencias de Rusia. Entre y deje mis cosas. Mi compañero leía un libro estirado en su cama y su pijama era de color salmón. Esta vez todas las precauciones eran pocas, mi próximo destino era Nobosivirsk (1), a casi 500 kilómetros, en el centro científico y comercial de Siberia. Pude pensar –será una etapa tranquila– pero maldije aquella estupidez mental que siempre acababa dejándome metido en un lio. Me puse mi pijama y cuando me disponía a dormir mi acompañante dijo:
– ¿No es Ud. ruso, verdad?
–Si lo soy, pero judío.
–Dos destinos… como dos colores.
–Es probable –respondí
–En el sitio donde trabajo hay muchos que responden a los dos colores.
– ¿Donde trabaja?
–Soy científico y trabajo 6 meses en
Akademgorodok.
– ¿Es esa ciudad científica que en una época no aparecía en los mapas? –pregunte-.
–Sí, aunque aquello fue hace muchos años, ya no hay tanto secretismo. ¿Alguna vez la visito?
–No.
– ¿A dónde va Ud.? –Al final del recorrido. A 25 km de China.
– ¿Por trabajo? –Por amistad.
– ¿Se puede viajar 9.000 kilómetros por amistad?
–Lo hago cada año.
–Los que responden a dos religiones sois inexplicables –dijo mi compañero de viaje
– ¿Es Ud. antijudío? –pregunto D Roccosick
– ¡No por Dios! Pero siempre me ha apasionado esta mezcla que posee Rusia con la tradición judía que le influye y sujeta a la modernidad. Los judíos (Lenin, Trotsky y otros) nos fundaron con la Revolución bolchevique y aun continua hasta nuestros días. Por cierto, ¿no le apetece conocer Akademgorodok? Le invito a una buena comida.
– ¿Y qué puedo ver allí?
–La biblioteca (2)… contiene volúmenes raros, hay uno que recuerdo, sobre los judíos y la URSS que estuvo prohibido hasta hace muy poco. O, bien las últimas novedades en otros idiomas. Hasta puede consultar una inmensa colección sobre los apellidos más antiguos de Rusia aprobado por la antigua Cheka. Si le parece, puedo hacer un arreglo para ir a cazar en la estepa. Tanta prodigalidad en la invitación, a D Roccosick le daba mala espina, pero había aprendido que este viaje, o bien le bajaban del tren por alguna circunstancia, o él aceptaba y seguía el juego. Dijo: “Si”.
Mientras mi colega de viaje dormitaba, cual decidí bajar e ir al lavabo y leer el sobre que había rescatado de la estación anterior. En su interior había una hoja de papel, tan solo ponía: “Akademgorodok, a las 18 horas, del día 21. Oleg. Estaré en su biblioteca vestido de santón”. Rompí la hoja, ahora ya sabía dónde estaría mañana. Regrese a la cama y me dormí. Una presión en mi hombro me despertó. Era el científico que me invitaba a desayunar. En una hora estaríamos en Novosivirsk.

Akademgorodok era como lo imaginaba. Un inmenso espacio de edificios, enclavado en un bosque, donde la ciencia rusa convivía con la Siberia alejada del mundo moderno. Igor P, me enseño la ciudad y me propuso comer juntos en el edificio de los Átomos. Luego me dejaría a las dos en la biblioteca. Me recogería a las 7 e iríamos a cenar a su casa donde podía pasar la noche. En el edificio de los Átomos habían desarrollado parte de la bomba atómica y sentían un gran orgullo. Él trabajaba en el IIS (3), mientras dejaba sus cosas y hacia vida de despacho le espere en el comedor. Una sala inmensa donde miles de estudiantes comían un rancho de patatas y carne de oso –o un derivado de cerdo que ahora importaban desde España. Al llegar Igor P.; fuimos hasta una mesa y elegimos el menú común. No era joven y me parecía inusual preguntarle sobre lo que investigaba, pero con un rodeo entendí que era jefe de la sección de tecnología en Inteligencia Artificial del cual “estaban haciendo grandes progresos” –según comento–. Al preguntarle por esta esfera del conocimiento, su respuesta fue extraña y muy política, dijo algo así como:
–Hace tiempo leí en un libro, que aún recuerdo de memoria, decía: “mi vecino de Nary y mi único interlocutor en el Gulag, fue el primero en decirme que, a partir de ese momento, cada uno de nosotros, cada uno de los zeks (4), retendría en él una parcela de diablo”. (5) Tenía delante de mí a un zeks alguien comprometido con la libertad. Luego observe, que se detuvo y miro hacia un lado. En mi cabeza apareció la pregunta: ¿Era posible comparar una esfera del pensamiento ocupada por el odio y una nueva tecnología construida para mejorar la sociedad? (6). Esta pregunta se la traslade y de su parte respondió con prevención.
–No sé, tal vez Ud. es el más indicado, pertenece a dos esferas de la vida, la rusa y la judía. En mi profesión ejecutamos acciones que provocan resultados sobre una arquitectura cargada de conocimiento y de solo pensar en su utilización por el poder me produce verdadera zozobra. Ambos comimos en silencio un flan que estaba hecho en Turquía. Luego dije:
–El conocimiento hasta ahora ha tenido etapas de oscuridad y años de gran esplendor como el que vivimos. Siempre las luchas políticas han intentado su control, pero cuando tengamos maquinas con autonomía del pensamiento, habremos agregado un nuevo actor difícil de dominar. Igor P me miro con cierta sospecha de que coincidíamos respecto a “los perros de Putin”. Pasados unos minutos, nos pusimos de pie y me dejo en la biblioteca.

Debía encontrar a un santón. La dos salas estaban a medio gas, y solicite un libro especial que hablaba de las mujeres de ciencia en Siberia, al ir de mesa en mesa descubrí a Oleg disfrazado de pope. Fui hasta él y ni siquiera le salude. Tanto misterio no dejaba de sorprenderme: ¿qué puede hacer un sencillo turista en dirección al final de Rusia?, pero enseguida mis dudas se disiparon. De los dos libros uno pasó a mis manos y él se puso de pie y se marchó. Ni una palabra. Mire si había en aquel volumen algo que pudiera ser un mensaje y cuál fue mi sorpresa encontrar una arquitectura de ordenador de varios folios y un texto que decía: Ya lo recogerá la china más adelante. ¡Me tiritaban las piernas! Hacia dónde podía ir. Decidí leer un largo rato y solicitar varios libros más y en aquel espacio de tiempo pude guardar las páginas en mi bolsillo. Pero era demasiado temprano, por lo cual busque un taxi y marche al centro de la ciudad. En el Vostok-Zapad Café (7), estire el tiempo hasta cerca de las siete. Había hecho llegar un mensaje a Igor P que le esperaba. Una tarde perdida, ni biblioteca, ni historias y además unos folios que me quemaban en el bolsillo.
Pero serían las 8 y no apareció, decidí salir a la calle y caminar, por la avenida principal y note que me seguían. No distinguía si era una paranoia, pero intuía que dos tipos cada tanto se intercambiaba. Corrí por la acera hasta una parada y pude trepar a un trolebús antiguo, parecía haberlos despistado, pero al girarme, intuía que los cinco viajeros me miraban como los anteriores. Estaba inseguro e insatisfecho, y decidí a bajar dos paradas más adelante, para mezclarme con el gentío en un mercado popular. Al final de aquella larga calle, giré por un puesto de verdura y me detuve en una parada para subir en otro trolebús. Cuando estaba a punto de entrar en su interior, Igor P, apareció de repente cogiéndome del brazo para empujarme en dirección a un establecimiento de caramelos, solo fue entrar y salir por otra puerta y montarnos en su coche.
–En casa estará seguro –dijo. Y regresamos al colosal edificio de la IIS donde él tenía un piso asignado.
– ¿Y mañana? –pregunte –Probablemente no saben que Ud. retomara el viaje en el Transiberiano. Esta noche se hartaran de buscarle. No son tan listos como parece.
– ¿Quiénes son? –pregunte.
–Putin, siempre Putin –dijo. ¿Estaría al tanto de los papeles que llevaba en mi bolsillo o solo era una historia paralela? Preferí no preguntar. El espacio era inmenso. Con una cocina estrecha y ridícula. Comimos huevos salteados con bacón. Hasta mañana por la noche, a las 22, probablemente me quedaría encerrado en este piso. Antes irnos a dormir Igor P me comento:
–La Yezhovschina o Gran Terror, que vivimos entre 1935 y 1940 acabo con siete millones de rusos, por ello la libertad de intercambio es la única forma de terminar con la tragedia rusa. Si tiene tiempo, mañana puede Ud. leer este libro: KGB: The inside Story (8).
–Me quede el libro y nos despedimos. Encendí una luz pequeña que dejaba ver el libro y me entretuve a leer la historia de la KGB. Rusia se veía distinta desde Siberia y desde una ciudad secreta. Mire en mi abrigo que tenía a mis pies y retire del bolsillo la Libretilla del Funcionario, la abrí al azar, ponía:

Nadarás en un mar recio
Las cuentas del anterior siglo habrán desaparecido.
Los secretos mejor guardados ni el poder los domina
En Siberia Rusia recobra su fuerza.
Y deja de ser temida.(9)

Me dispuse a dormir mientras en mi sueño Siberia se transformaba en un gran lago salado.

Notas:
(1) Novosibirsk (en ruso: Новосибирск) es la capital del óblast de Novosibirsk, del Distrito Federal de Siberia y la tercera ciudad más poblada de Rusia, después de Moscú y San Petersburgo, con una población de 1.475.136 habitantes (1 de enero de 2011). La ciudad está situada en la meseta de Ob, junto al valle del río Ob, cerca del embalse de Novosibirsk formado por la represa de la central hidroeléctrica de Novosibirsk, y es el centro científico, cultural, industrial, de transporte y financiero de Siberia.
Fundada en 1893 como un asentamiento de los constructores del puente ferroviario sobre el río Ob, Novosibirsk recibió un importante impulso en su desarrollo como ciudad tras la construcción del Ferrocarril Transiberiano. Entre 1893 y 1925 fue conocida como Novonikoláyevsk (¬Ново Николаевский), en honor del zar Nicolás II. Tiene la estación de tren más grande a lo largo de la ruta del Transiberiano, la mayor biblioteca de Siberia y el teatro de ópera y ballet más grande del país, superando incluso al famoso Teatro Bolshói de Moscú. También se encuentra en Novosibirsk la Catedral de San Alejandro Nevski, considerada uno de los más finos ejemplos de la arquitectura de la Iglesia ortodoxa rusa.

(2)La Biblioteca fue fundada en 1957, October, 22. From the Order of Presidium of the Siberian Branch of AS USSR:
§ 14. To consider as reasonable the construction of a building for EB LAS in Novosibirsk. § 15. To authorize Novosibproject institution to project the construction of EB LAS building with the capacity of 5 million books storage and to complete the project in 1958.”

(3)The A.P. Ershov Institute of Informatics Systems (IIS), Siberian Branch of the Russian Academy of Sciences, is based in one of the best scientific environments in Russia, namely in Akademgorodok. It is located 25 km south of Novosibirsk, the so-called “capital” of Siberia, a vast rising territory with many natural resources and a growing industry. Research currently performed at the IIS covers the following areas: theoretical background of computer science; methods and tools of constructing reliable and efficient programs; artificial intelligence systems; software and application packages for new computers, systems and networks.
The Institute consists of nine laboratories and a number of supporting divisions, including the information service with the
A.P. Ershov Memorial Library.

(4) A memory of the canal is also preserved in the Russian language, in the words “zeka”, “zek, z/k” for “inmate”. Originally the abbreviation stood for заключённый каналоармеец, literally “incarcerated canal-army-man”. It was usually abbreviated to /зк in paperwork, and pronounced as зэка́ (IPA: [zɨˈka]), which gradually transformed into зэк, then зек (both pronounced as IPA: [ˈzɛk]).[14]

(5)Pág 335. K. S. Karol. La Nieve Roja. Alianza Tres

(6) Con lo cual , y de manera más específica la inteligencia artificial es la disciplina que se encarga de construir procesos que al ser ejecutados sobre una arquitectura física producen acciones o resultados que maximizan una medida de rendimiento determinada, basándose en la secuencia de entradas percibidas y en el conocimiento almacenado en tal arquitectura.

(7)Vostok-Zapad Cafe, 6 Ilyicha Street, 12pm-12am. Closest to the Novosibirsk State University main building, it is located on the second floor of the Shopping Center. It is a typical café where you can drink coffee and have decent food.

(8)Andrew, Christopher y Oleg Gordievzki, KGV: The Inside Story of Foreign Operations from Lenin to Gorbachev, Londres, 1990

(9) La libretilla del funcionario. Poemas

Anuncios