Estimados amigos, presento una colaboración de la serie Estaciones de tren por la escritora Carmen Villamarín. Mañana me tomare unas breves vacaciones con mi último artículo: Martin Alsa (el banquero y espía) se entrevista con Goering en Canfranc

La estación de Canfrac
Un lugar estratégico by Carmen Villamarín

Antes de que las estaciones de ferrocarril se convirtieran en espacios funcionales, fueron retos arquitectónicos, lugares peculiares que son idóneos para dejar volar la imaginación. Ese es el caso de la estación internacional de Canfranc en Huesca.

Inaugurada en el año 1928 por el rey Alfonso XIII y el entonces presidente de la República Francesa Gastón Doumergue, fue un proyecto de unir ambos países atravesando los Pirineos por Somport. A partir del descarrilamiento de un tren de mercancías francés y el derrumbe del puente de L`Estanquet en 1970 se cerró al tráfico internacional. Su visión es imponente en pleno pirineo, aislada

Fue durante el rodaje de un famoso anuncio publicitario de lotería en el año 2000, «el calvo de navidad», cuando quedó de manifiesto, aunque ya se sospechaba, que la estación había sido un punto estratégico en la Europa de la segunda guerra mundial. La ruta del oro nazi hacia España y Portugal.

Un francés hijo de emigrantes españoles encontró, en las desvencijadas vías, unos documentos en los que se afirma que el oro expoliado por los nazis a los países ocupados era lavado en Suiza a cambio de divisas con las que Alemania compraba el wolframio para los tanques a España que, a su vez, reinvertía en comprar el oro alemán en lingotes que posteriormente se trasladaba hasta la estación de Canfranc. Allí se descargaba, debido al cambio de ancho de vía, y se procedía a su reparto en trenes o camiones a Madrid, Portugal, y otros lugares. Una parte de ese oro, en lingotes, viajaba con destino a suramérica para exiliados nazis.
Una estación de tren abandonada que fue un nido de espionaje, contraespionaje, conspiraciones, por la que pasaron SS, Gestapo. En el hotel de la estación, donde los oficiales alemanes se instalaron, se celebraron recepciones, bailes y vivían a todo lujo mientras amedrentaban a los vecinos de Canfranc y les exigían salvoconductos para poder moverse por la zona.

Nunca se sabe lo que una estación de tren abandonada puede revelarnos. Todas ellas guardan secretos que, a poco que arañemos en la superficie, nos pueden revelar grandes historias. Esta es una de ellas. La historia de una Europa oscura en la que el Jefe de aduana de la estación de Canfranc, jugó un papel decisivo para la resistencia Francesa y convirtió la estación en una vía de escape de refugiados del nazismo.
Estación por la que se fugaron judíos que huían de los nazis y, al terminar la guerra, alemanes que escaparon tras su derrota. El aspecto imponente de la estación y su truculenta historia ha servido de plató para varias películas entre las que destaca el documental El rey de Canfran en la que se recrea la aventura Albert le Lay el Jefe de aduana francés que salvo miles de vidas.

 

Links referidos a la obra de Carmen Villamarín

Amazon y Vampirodelibros.com

El ruiseñor furtivo
http://www.vampirodelibros.com/libros-ebook-l/novelafantastica/Novela-Fantastica-.html

La montaña del Rey
https://www.amazon.es/dp/B007TGHDKI

Amantia y Fanatia
http://www.amazon.es/Amantia-y-Fanatia-ebook/dp/B008TCP4MU/ref=pd_ecc_rvi_2

Blog: http://amantiablog.wordpress.com/

Link Facebook : https://www.facebook.com/carmen.villamarin

Link Twitter::https://twitter.com/CarmeVillamarin

Anuncios