by j re crivello

Tengo que presentar una queja por haber encontrado
En el electro-choc a muertos que no hubiera
querido ver.

Antonin Artaud 1948 El Mono y otros poemas

Vagamos cargados de una música que nos empuja en busca de cambios continuos sobre la marcha. El presente es lo inmediato, el futuro se aprieta delgado en una percepción que nos sostiene para no divagar y caer prisioneros de lo efímero.

Y detrás una señora terca, insistente, camuflada a veces –la Memoria- atiza nuestra imaginación. Nos impone acuerdos anteriores que hemos decidido cambiar o incumplir.
¿Y por qué anudamos acuerdos ácidos para desmentirlos en el presente que crece como una ola gigantesca? Nos dicen, por los principios, los valores los ratos muertos guardados en una caja de acero que garantizan nuestro alejamiento de la tribu. ¡Somos civilizados! Y si no lo fuéramos, nos presentaríamos como ese joven estudiante ante un profesor con una ballesta para asesinarle.

Los acuerdos ácidos habitan en la Memoria, nos conducen en carreteras civilizadas, hasta que en una curva se dispara nuestra esencia, mitad animal, mitad cultura.

Y luego requerimos de nuevos acuerdos para sanar, y damos nuevas tareas a la Memoria.
#Quien ejerce sobre el yo, su imprudencia para legitimarse#

Anuncios