Para Sant Jordi –antigua tradición catalana de regalar un libro y una rosa- he escogido este antiguo artículo. ¡Feliz día del libro! j re crivello

_Te has ido a las siete de la tarde y son las dos de la mañana.
_No…, vine a cenar.
_ ¿A qué hora?
_A las doce.
_Podrías haber avisado.
_Me quede sin saldo.

Los de 15 a 19. Una generación brillante, hedonista. Sus padres han suplantado la jerarquía del ordeno y mando de los últimos años de la transición española, por los caramelos y la aceptación del sentimiento de: a mi hijo que no le falte de nada.
Y así han crecido grandes solitarios, egoístas en el despojo sentimental. Su núcleo, su cueva, es el grupo.
_ ¡Me voy al local! Es su frase preferida. Me desconecto de vosotros parecen decir. Las quinceañeras -dentro de este magma, saben catear, pegar y montarse en la moto del más “pelao”. Y esta última mezcla de Torete cinematográfico, pero más civilizado es capaz de coger la carretera hacia Sitges a las cuatro de la madrugada.
_ ¡No me rayes! Una frase que incluye un ¡no te metas en mis cosas! O tal vez no me hagas pensar. Una generación de padres aficionados, siente espasmos ante dicho comportamiento. Pero si le preguntas: ¿Cómo está tu hijo/a?
_Muy bien… Tal vez la procesión va por dentro.
Asimilamos que está generación de hijos de la clase media española se despeña en busca de su destino vital. ¿Y Ud. y yo, que fuimos los rebeldes?, en el ¡siglo pasado! Nos ponemos de parto, ante lo que nos sitúa en un escenario de comunicación en el que se nos agota el crédito.
Es el credit crunch (1)… emocional

Notas:
Un credit crunch (del inglés, ‘aplastar’, y ‘crédito’), contracción del crédito, restricción crediticia o crisis de crédito (no confundir con crisis de liquidez), es un fenómeno financiero consistente en la reducción del dinero disponible para prestar —préstamos o créditos— o un repentino incremento del coste de obtener préstamos bancarios. Este término se puso de moda en el crash financiero-bancario mundial de 2008.
Entre las consecuencias inmediatas del credit crunch, aparece una limitación de las posibilidades de endeudamiento para los consumidores —lo que implica una reducción del consumo— como de inversión para los empresarios —lo que limita el crecimiento económico—. Fuente Wickipedia

Anuncios