Imagen from Eugenia Loli

Cada vez que algo llega,
Desplaza lo anterior
Que deja ver.

Cada vez que algo se va,
Deja lugar a lo que viene (Jorge Bucay)

Intuimos que el futuro es una pieza de la larga partida vital en la que participamos, pero no sabemos cuándo su insistente contacto nos dibuja futuros aciertos o desaciertos.
Con un amigo hace años ante cada error decíamos “nuestra experiencia aumenta” hasta que un día como bobos coincidimos en el cansancio que produce la experiencia. Y tal vez ese día apareció ante nosotros el futuro. Un tiempo que se acortaba, se robaba el presente, lo incluía en una cuenta accesible pero efímera.

A finales del siglo XIX Nietzsche lucho con fuerza contra la tendencia de sus contemporáneos a elaborar una venganza imaginaria. Él decía que el cristianismo les ahogaba con su insistencia en un futuro remoto donde posponíamos la vida y la creatividad en pos de un mundo feliz en el Mas Allá.

Pero al siguiente siglo (el famoso XX), hemos vivido el presente luchando entre nosotros (dos Guerras Mundiales e infinidad de revoluciones y muerte) para, según sostenían, desde las pancartas revolucionarias de octubre en Rusia, o los nazis del hombre nuevo, o el maoísmo, o la revolución cubana… generar el futuro.

Y ha llegado el XXI, plagado de incógnitas, pero en el cual el presente es nuestro guía y fiel servidor. Las redes dominan el pensamiento conceptual, lo moldean y encajan en bits que suman montañas y poderosas máquinas virtuales intentan descifrarlos y servirlos en segundos. Es el presente ¡aterrador!, filisteo, cursi, lleno de seres andróginos que lo prueban todo y nos cuentan sus servicios de sexo, de amor, de discursos emocionales quebrados. Y atónitos les escuchamos, pero poco, muy poco. A una velocidad cruel usamos el mando o el viaje en la red para descubrir otras islas, otros presentes.

Como en aquella charla con mi amigo… ¿nos surgirá el cansancio del presente?
#Es posible, y todos esos seres desequilibrados que pueblan las televisiones o los Mass Media o las redes producto de nuestras necesidades… desaparecerán#

¿Vendrá una era oscura? Tal vez por ello el futuro es incierto.

Notas:
-Pág. 224 Jorge Bucay El camino de las lágrimas. Edit. Debolsillo
-Nietzsche, critica de la religión

Anuncios