by j re crivello

Es lo que necesita un individuo para ser feliz o despeñarse. La vida es un componente volátil. Hasta esquivo. En incontables ocasiones nos asomamos al balcón y aspiramos esa brisa del comienzo de la mañana. Detrás está, un amor, los hijos y los proyectos del ego. Otras, un golpe bajo, un atolondramiento sentimental nos llevan hacia aquel frio que nos insulta.
Entre ambas situaciones, metemos matices de nuestra torpeza de animalidad. O del ser.
Pero los metros cuadrados nos definen. Una cama, el cepillo de dientes, el carnet del equipo de futbol, la canción que estuvo con nosotros a los 16/17 años. Luego la nada.

No deja de ser paradójico, que algunos nos debemos convencer de esta vida y otros la escancian… cual sidra antigua.

Anuncios