“Nos encontramos con montañas de basura digital asentadas en la cultura de la imagen y del doy fé que eso es cierto. El mundo digital canibaliza al físico estableciendo una corriente de bits compartidos que re-fundan el capitalismo y con ello el valor de cambio.
Los precios se reducen, los empleos se reducen y la masa de mercancías digitales (servicios, dinero digital, mercados de futuros, etc) crece como una masa gigantesca construida sobre la frase:
Doy fé que eso es cierto.”

Anuncios