By J re crivello

Dirá Edward O. Wilson(1), científico, premio Pulitzer (1979/1991):”Hay dos aspectos comunes  [entre los humanos y las hormigas], en primer lugar, las hormigas son los insectos que más abundan en el mundo. Si pesáramos todos los insectos del planeta, un concepto que se denomina biomasa, las hormigas supondrían un tercio de ese peso. O sea, ellas dominan el mundo de las cosas pequeñas. […]

“Eso es porque -continuará, junto con las termitas y las abejas, las hormigas tienen el sistema social más complejo entre todas las criaturas de la tierra”.

“Si son las más avanzadas socialmente  y las más abundantes de todas las criaturas, aparte de los seres humanos, se debe a que la ciencia tiene cada vez más claro que la conducta social avanzada se encuentra atrapada por los conflictos sociales”

De lo que hormigas o humanos tejemos una ruidosa y caliente sinergia de red. Y la caspa, el mal olor, la envidia, la competición y el amor, o la solidaridad crean historias complejas. E inventamos: ¿barrios periféricos de angustia? ¿Centrales de energía de guerra y muerte?, ¿hipopótamos gigantes de dulzura amarrados al agua, pero que si escapan de su medio se  acercan con crueldad?.

¿Qué nos diferencia?  Ellas son bélicas, pero no actúan en busca del poder o del placer, nosotros los humanos construimos la red de saber y conocimiento y este lleva una gran dosis de maldad y de diferencia.

#con ello la democracia, la opinión libre, aparecen como el único sistema social seguro#

(1)Entrevista realizada por Sergio Heredia, Magazine. La Vanguardia. 31 julio 2011

Anuncios