By Juan re-crivello

Canción de cuna para un cadáver

Cindy no paraba de beber colas. Dos horas antes de subir hasta la 5 planta había tenido un trajín sexual con su ex, se había dicho a si misma que no volvería ni a tocarle, pero este calor de agosto tan sofocante y esas siestas tan largas donde en Tele 5 hablan de gente que aún no ha llegado al rio y de otros que habiéndole atravesado llevan unas  maneras de modernos y aseados, lo cual, no permiten más que imaginarles en la Calle del Pecado en Sitges, pidiendo sopa de carne y ajo en la almohada.

A lo que una llamada de G. le pareció una corta aventura para tan larga y espesa jaula de verano. “Que vendrá y nos echaremos un o dos y plegare”, pero G se empeñó en pasarle una nueva crema que había descubierto en un sex shop y luego entregarse y aquello le irrito en demasía las partes, y tuvieron que ir de urgencias que encontraron cara, sucia y con los recortes de sanidad llena de médicos que hablaban un español abombado y suelto de eses. Que allí le aconsejaron, regresar al punto de partida y ducharse o sumergirse en una bañera y soltar dentro un remedio casero, un potingue de anis con miel. Y ante lo cual lo quiso dejar a G., pero este le acompaño a su casa.

Una vez allí, llenaron el lavabo de restos de agua y la bañera resistió la presión de dos almas. La crema especial le calmo y G. comenzó a hundirse de tanto movimiento cutáneo. Y… ella ya harta de sus desvelos le dejo beberse más de un litro del aceite de sexo y enjuagues de médicos extranjeros, que usan la S cargada.

Así, hasta llegar a esta oficina de los Mossos, limpia, blanca -que hicieron los socialistas de Montilla- donde una joven recién salida de la Academia se resiste a creerle que se murió ahogado por deseo. ¡Que vaina! Deseo de sexo e irritación en sus labios, que ante la carencia de cremas él se ofreció a sumergirse para curarle. La poli  le paso el papel y firmo. Le llamarían dentro de unos años, debido a los recortes, los jueces se miran los excesos de sexo cada cierto tiempo.

#el día ha sido cansino, decidió regresar a su casa y comer vainas de chocolate acompañadas con pan, son buenas y digestivas “otro consejo que le dio el médico de urgencias con acento de S”#

Anuncios