By rE cRIVELLO

Nadan en una especie de cartulina traída desde Jamaica. La enderezan y la alisan. Se mecen en ella prestos a olvidar sus angustias que vagan en el infierno que han escogido.

Y, ni si siquiera le asustan las réplicas de tanta música emocionada que levantan los felices habitantes de la tierra. Es que han nacido en paraísos inútiles y escasos de material. Y por más que llueva o haga un calor indecible, ellos permanecen fieles a la ausencia de infarto o estímulo.

#De oídas, mi prima me regalo un mechón de cabello. Su muñeca estaba calva y gris. Cansada de amar a Ken y soñar que el rubio preferido de las teles le dijera: ¡Ven!

NoTa:

Acabo de conocer a la nueva novia de uno de mis hijos ¡qué maravilla!

Anuncios