Esta serie se acaba amigos… j ré

El autobús regresa a Buenos Aires y recuerdo otro viaje antiguo. De lluvia, gris y plomizo en dirección a Buenos aires. Era el 74, falleció Perón y era peronista.

Fui a su entierro, camine por sus grandes avenidas y llore, o hice que llore, parecido a con Mother. La muerte del padre político espiritual nos une a la civilización. Empezamos a sentir que el cambio no depende de un político, que su mortaja está unida a la sociedad y con ella se marcha un estilo: el del depredador, del discurso maniqueo, de las ofrendas a la Virgen Evita, de las redadas ideológicas. Ya uno despierta, es libre como dirá Pinti “de insultar a las conchudas” (1) o de patear a las palomas en Venecia. El mundo cuando muere un líder populista se abre cual agujero y le llenamos de “la muerte de los valores”.
Los viajes en autobús a diferencia del avión le llenan a uno de intensidad dramática. Al descender en el final, uno es un nuevo ser. Como en los entierros del Líder, uno es un tipo con maleta y verga dura. Indiscreto se pregunta:

¿La muerte del padre nos corrige ante las desdichas pasadas?

Nota:
(1) ¡Insultar a las conchudas!
“En los trabajos siempre hay una conchuda, la típica manipuladora, aduladora de jefes, competitiva y poco solidaria a la que gustosamente le regalaríamos rodilleras nuevas todos los meses.
En la escuela seguro tuviste varias de ellas como compañeras, abusivas, humilladoras intolerantes y poco democráticas.
Te puede tocar una suegra con estas características para quien sos lo peor que le pudo pasar a su adorado hijo y se encargara de hacértelo saber y saboteara cualquier cosa que emprendas.
Suelen ser jefas algunas, políticas, y ocupan cargos importantes o de poder o en su defecto a ellos aspiran.
No te hace ser conchuda la ambición, aclaro, el conchudismo tiene que ver con cuantas bajas das para lograr tus fines, aquí se cuestionan los métodos.
Esta la conchuda domestica de todos los días que atormenta a su marido y que la vida familiar se hace en exclusiva función de su histérica persona.
La conchuda tiene cierto grado de sadismo, adora verte sufrir sobre todo si es a causa de ella, y ten por seguro que te quitara a tu marido, novio amante e inclusive te soplara tus candidatos si le interesa”. Fuente del texto de la nota: http://eldiariodeunaneurotica.blogspot.com.es/2009/10/la-conchuda-moderna.html

Anuncios