By j re crivello

Imagen By http://www.mrpilgrim.co.uk/wp-content/uploads/2013/11/Broken-Fingaz-Crew-Street-Art-19.jpg

U Faber dejará su cliente en la entrada de este colosal edificio. Es un turista japo, pero viaja solo. En su particular inglés le ha dado a entender que le intriga aquella inflamación gigantesca en el centro de la bandera.

Por más, que U Faber le ha querido convencer que es una propiedad de la brisa, inflar grandes banderolas, aquel  –llamaremos al japo a partir de ahora Y. Yon– hasta le pide que suelte el coche y le acompañe. No le dejaran entrar, puede cualquiera pensar que nadie entra al edificio de Wall Street sin permiso, pero U Faber hace una llamada a un primo lejano y por la puerta trasera, bien temprano, le llevan al techo del mundo, donde dicen algunos: “el dinero nunca duerme”. Pero Y. Yon está dispuesto a plantarse justo detrás de la inflamación de aquella pared donde la bandera americana flamea como la crema dental tan parecida al Signal. Al final, llegan a esa gran sala que es como un pasillo de desencantados, el japo hasta ese momento quieto, saca de su bolsillo y escribe en la pared con un grafiti:

What is our demand? #occupy WaltStreet.

–Es una miserable inscripción si la comparamos con la bandera explosiva –dirá Y. Yon

–Claro. ¡Pero con esto nos cortaran las pelotas! –exclama U Faber. Y acto seguido se sacan una foto para el Face, mientras la hinchazón capitalista no decae. Antes de salir U Faber echa una mirada a su alrededor, la gran sala se encuentra aún vacía. Las maquinas procesan datos del mercado asiático y faltan tres horas para abrir el mercado neoyorquino. La inmensa marea del dinero corre angustiada por Asia, los bonus y la jerga de las apuestas duermen caóticas, o sus actores desayunan en los bares de alrededor.

–Aquí no hay oro ni mierdas de esas –dirá Y. Yon

–No, solo es un gran casino que junta las apuestas de ansiosos de todo el mundo –reirá U Faber, para agregar, ¡mi taxi es más real que todo esto! Allí, en su parte trasera, sus clientes se cortan las venas; vienen bebes al mundo; las parejas se pelean; los mafiosos rompen sus reglas; y la gente normal trabaja por 7 dólares en Mac vendiendo hamburguesas llenas de carne hormonada. Déjame el lápiz –dice U Faber– y, escribe en otra pared:

Las Vegas es más cálida que este desierto.

–Conozco un bar aquí cerca que sirven perritos calientes a medio dólar.

–OK –contesta el japo.

Nota 1:

U Faber, nació en Barcelona y se acerca a los 38. Tiene dos divorcios en su espalda y ahora vive con una panameña, dos perritos y un gato llamado Sorensen. Solo descansa los domingos y su taxi es tan canalla que tiene una marca en una libretita que cuelga del lateral de la puerta derecha. U Faber dice que allí apunta las miles de anécdotas que han pasado y se consuela diciendo: algún día escribiré un libro.

Nota 2

U Faber –historias de un taxista en New York. En lugar de leerlo escúchalo…

One o en tráiler sonoro

Nota 3

La Imagen es propiedad de: http://www.mrpilgrim.co.uk/wp-content/uploads/2013/11/Broken-Fingaz-Crew-Street-Art-19.jpg o…

http://www.mrpilgrim.co.uk/wp-content/uploads/2013/11/Broken-Fingaz-Crew-Street-Art-19.jpg Broken Fingaz Crew Street Art Berlin, Germany 4c

Anuncios