Amigos ¿Miramos la historia de otra manera? by j re crivello

Vergüenza de estado aquel q celebra un genocidio, y encima con un desfile militar q cuesta 800mil €! #ResACelebrar #ResistenciaIndigena Ada Colau

Es nuestro propósito comprender y situar la unión entre La Maliche y Hernán Cortes, y su objetivo común, destruir el dominio Azteca y las relaciones de esclavitud y servidumbre que encarnaba Moctezuma. Con lo cual debemos considerar que el triunfo de las ambiciones españolas fue posible ante el “Panico Mistico”* qué cruzo como un rayo las creencias antiguas aztecas de la llegada de unos enviados de su Dios:

“Gente extraña, con un cuerpo y dos cabezas, gente deforme y monstruosa, las llevaban a la casa de lo negro se las mostraban a Moctezuma y luego desaparecían (posiblemente hombres a caballo)” (1)

En este momento histórico en que surge esta alianza en la cual La Malinche es una extraordinaria mujer que según citan, fue la “Malinalli  regalada a Hernán Cortés después de la derrota de los tabasqueños en la llamada “Batalla de Centla” el 14 de marzo de 1519 junto con otras 19 mujeres, algunas piezas de oro y un juego de mantas.6 Tras bautizarla con el nombre de «Marina» Cortés la concedió a Alonso Hernández Portocarrero, uno de los capitanes más reconocidos de la expedición. Sin embargo, poco después Portocarrero regresa a España como emisario de Cortés hacia Carlos V y Cortés se queda a la Malinche por su valor como intérprete entre el idioma maya y el náhuatl” (1)

Pero no vamos a incurrir en repetir lo ya escrito en infinidad de páginas que se pueden consultar, prefiero confesar mi sorpresa racional ante un mundo donde se encuentran el espíritu hidalgo de los aventureros de familia noble que no encuentran salida a sus ambiciones de riqueza en la España del siglo XVI y XVII y que define acertadamente Wickipedia: “Literariamente los hidalgos han sido caracterizados fundamentalmente como nobles con escasos o nulos bienes pero exentos del pago de determinadas obligaciones tributarias, debido a la prestación militar que les confería el derecho de portar armas, de las cargas y tributos que pagaban en cambio los plebeyos (pecheros), exentos de tal arriesgada obligación o privilegio”(2) y las mujeres esclavizadas de las tribus indias que no pertenecían a los aztecas o Metxicas.

La Malinche es quien representa este encuentro entre dos mundos que acaban con el Imperio azteca y un Estado basada en relaciones de servidumbre y explotación. Lo que vendrá aun no es el Paraíso, pero Hernán Cortes y La Malinche en la conquista están guiados por el espíritu burgués de la ambición y la ruptura con el pasado estático de los aztecas y la sociedad española de la época.

Carlos Marx definirá en El Capital, que la aparición del oro como equivalente es quien impulsa la universalización del valor de cambio y el capitalismo y disuelve las antiguas formas de dominación esclavista o feudal. La lucha endiablada entre el sistema antiguo de explotación indígena de una Casta (la azteca) que explota y sojuzga al conjunto de la sociedad utilizando la representación mágica y la fuerza del ejercito de Moctezuma, quien es muy bien definido en  La Historia de Tlaxcala de Diego Muñoz Camargo como:

“Este nombre de Moctheuzomatzin quiere tanto decir como Señor regalado, tomándolo literalmente; más en el sentido moral quiere decir señor, Señor sobre todos los Señores y el mayor de todos, y Señor muy severo y grave y hombre de coraje y sañudo, que se enoja súbitamente con liviana ocasión.” (2) Nos darán como resultado una nueva sociedad, que se expande disolviendo la dominación del poder Indio sacerdotal sobre las comunidades indígenas de tribus variadas y una colonia que adorará el nuevo paradigma de la riqueza.

Aquellos hidalgos incorporan este espíritu en la conquista y La Malinche interpreta la visión mágica del fin de unos valores, quienes serán sustituidos por una nueva religión monoteísta. Ambos mitos se apoyan y superponen en continuidad en las señales previas a la aparición de los españoles:

“Cuando había aún sol, cayó un fuego. En tres partes dividido, saliendo de occidente a oriente con una larga cola, se escucharon ruidos en gran alboroto como si fueran cascabeles” (3)

La Malinche y Hernán Cortes interpretaron mágica, diplomáticamente y con la guerra el ceremonial que termino con una dominación indígena que representaba Moctezuma y su sustitución por el Dios de la riqueza: el oro y la libertad… de cambio.

Notas

(1)  Sahagún, Bernardino de (2006) Historia general de las cosas de la Nueva España libro doce En él se dice cómo se hizo la guerra en esta ciudad de México cap.I pp737-738 ISBN 970-07-6492-3

(2) El concepto de hidalgohijodalgofidalgo (en castellano antiguo, y común en literatura) e infanzón tiene su origen en España y Portugal y es sinónimo de noble, aunque coloquialmente se utilice el término para referirse a la nobleza no titulada. Hace referencia a hijo de algo o hijo de alguien. La palabra algo en este contexto denota “rico” o “riqueza”, y por lo tanto, en un principio, era sinónimo de ricohombre. El censo de 1787 contaba en España 480.589 vecinos hidalgos (cabezas de familia) sobre una población de 10.268.150: por lo que se estima que suponían en torno a un 10 % del total.1 Fuente Wickipedia

(3) https://es.wikipedia.org/wiki/Moctezuma_Xocoyotzin#cite_note-11

*Pánico Mistico: Otro ejemplo. “Nosotros tenemos en nuestro favor y ayuda a nuestro Dios, con que no hay por qué tener temor ni recelo. Más los Hebreos apoderados de un terror pánico, al nombre solo de Gigantes, ni daban oídos a las amonestaciones, ni reflexionaban tantas maravillas” Discursos Históricos Sagrados sobre la Creación del Mundo Google books sin fecha de edición

Anuncios