Amigos, que la manía de escribir artículos post-modernos

by j re crivello

Hace unos días un amigo me susurro al oído esta extraña frase “el ave esta desmejorada”. Tuve la intención de preguntarle, pero una tercera persona se interpuso entre nosotros. Al llegar a casa en el trasiego de la cena, este zumbido interior no paraba de molestar.

Cuando serían las 11 de la noche, decidí acercarme hasta el estudio; allí me deje llevar como un extraño, perdido en un bosque crepuscular y ateo.
Primero fui a dar a una estantería deslizando mi mano hasta llegar a Dante. En su Divina Comedia nos dice:

“Vexilla regis prodeunt inferni”.
Según Virgilio, esta frase nos explica por qué el diablo se encuentra desilusionado y Dios estaría a salvo cuando se imaginaba perdido. Pero no hablaremos de Dios, sí quizás del diablo y la maldad.
Al enfrentarnos al espíritu del mal desde una perspectiva moderna, le incluimos en la otra cara del bien. Difícil enfrentarnos a este aspecto, máxime cuando los medios de comunicación nos lo explican diariamente -en los telediarios en su página de sucesos. Si debiéramos resumirlo en una frase, diríamos que es una síntesis de las acciones que desbordan la bondad. Es la parte inaccesible pero punible de la vida diaria, y crea una estadística. En un debate entre Zapatero/Rajoy, ambos mencionaban la cifra de 1200 asesinatos –diría uno, u 800 asesinatos –diría el otro. Ambas radiografías nos muestran una fría y banal acción. Alrededor de 1000 personas encuentran su fin ante la locura del mal. ¿Es un mal o una enfermedad?
El avance del psicoanálisis ha permitido considerar un elemento: la angustia del individuo. Podríamos decir que su personalidad -la del psicópata- transfiere hacia otros el castigo.

La neurosis del individuo encuentra uno de sus orígenes, en la cambiante y obsesiva atmosfera del simio que late en nuestro interior, pero estalla al definirse como humano. Tal vez deberíamos recordar que nuestros antepasados chimpancés salían juntos a cazar otros chimpancés.
Otro elemento a considerar es como las reglas sociales deprimen a determinados individuos que han sido educados en la discriminación familiar. El 0.5% de los menores catalanes están tutelados por la Generalitat. Una cifra bastante alta que nos muestra la aspereza y soledad en la que vivimos.
Un autor conocido como James Joyce nos dirá en Ulises:

“El ataúd se zambulló perdiéndose de vista, dejado resbalar por los hombres, con las piernas abiertas en las tablas de alrededor de la tumba. Se incorporaron con fatiga y se retiraron y todos se descubrieron. […] Pausa.
Si de repente todos fuéramos alguien diferente. Muy lejos rebuznó un burro. Lluvia. No hay tal burro. Nunca se ve uno muerto, dicen”.

Este segundo elemento que nos aporta Joyce, nos acerca un poco más a la identidad violenta. Casi podríamos establecer una relación entre la falta de expectativas y el límite vital que se antoja cercano y sin brillo de los actores del mal. La mayoría de estos personajes cargan consigo su brevedad vital, la cual forma parte de su personal historia, tanto familiar como sentimental. Deberíamos agregar que espíritu del mal es una imagen católica antigua que pervive en nosotros. La voluptuosidad, el deseo, el pecado, la violación de una regla conviven de tal manera que cualquier infortunio nos sitúa en una posición de inferioridad. Constituye una pesada tarea liberarse de esta conciencia del mal sin que ella nos arrastre a habitar la casa de los espíritus sin ley.
¿Pero es posible vivir sin el mal?

Ardua tarea, quizás una ilusión perdida.
#Los pacifistas ignoran las fuerzas temibles que bullen en nuestro interior#

Notas efímeras:
-Dedico este artículo a Enrique VIII
El emperador del doloroso reino
del medio pecho salía fuera de la helada.
Descripción de la aparición de Lucifer ante Dante y Virgilio
Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Infierno:_Canto_Trig%C3%A9simo_cuarto

Anuncios