by j re crivello

Antes eran millones, iban por las calles con una horrible bolsita y parecían viejos ratones incansables para escupir aquello que yo no entendía.

Las calles (y los estadios, y los cines, y los descansillos) se llenaban de estos señores que masticaban sin cesar.
Las pipas, esas maravillosas semillas de girasol tostadas, no se comían en España la guerra civil. La costumbre la trajeron los brigadistas rusos —los pocos que vinieron, debía de haber muchos más comisarios—, y el hambre de la posguerra hizo que se extendiera entre toda la población, pues era uno de los pocos productos no racionados, aparte de resultar muy barato: de ahí el dicho de «no tener ni para pipas». Pasaron los años de penurias, pero el gusto por chascar las cáscaras no decayó. Fuente Como ser Nadie (1)
Las semillas de girasol potentes y seguras deben ser afrodisiacas o calmar el hambre, con lo cual de apetitos hablamos, de señoras y señores que mascan raras semillas que se deshilachan pero que han sido perturbadas por la moda del poderoso chicle, una goma de mascar que ha reemplazado la sal de las pipas por el dulce que aumentan nuestros males de exceso de grasa y azúcares. Pero es más vistoso, rebota contra el paladar y dura un buen rato y además nos aporta ese sabor a menta o arisco señuelo ante otra boca que busca afianzar su intimidad en cualquier espacio público.
Por ello han muerto las pipas y los señores/as ratones, y han visitado nuestra galaxia los post modernos que mastican jugos ligeros y mienten de manera inaudita (y zumban en busca de sexo).

#Los deseos sexuales son del chicle, los rezos y silencios de otra época, la de las semillas de girasol#

Notas:
(1) Como ser Nadie Autor Javier Menéndez Llamazares
(2) El exceso del consumo de cualquiera de estos nutrientes puede originar problemas graves. La toxicidad de fósforo puede incitar calcificación de los tejidos no esqueléticos y daño en los riñones, y la toxicidad de selenio puede producir síntomas de selenosis, incluyendo cabello y uñas quebradizas, erupciones en la piel, fatiga e irritabilidad, e incluso la muerte. Una porción de cinco onzas de semillas de girasol proporciona casi el 30 por ciento de la ingesta tolerable superior establecida. Ver fuente blog

Anuncios