ec064517149f2e6ad21919eab32e3fa3

by j re crivello

Está en todos los escenarios, son aquellos minutos que otros nos escuchan y comen la ensalada como si fuera una galleta bio-manan y nosotros largamos, hablamos como burros de historias frescas y recién paridas que no vienen a cuento hasta que… se nos escapa esa confidencia que nos lleva al abismo. Claro, otra salida que nos queda es guardar allí al fondo toneladas de medias verdades o proyectos y no decir ni pio, o mentir como un bellaco de amores pasados de compañías telefónicas que nos regalan un móvil por la cara, o de explicar cosas como hacemos muchas veces, cuando paseamos el perro, que le llenamos las orejas de boutades personales y él nos mira como pensando al llegar a casa me dará una galleta extra.
Con lo cual como dice la Sra A –mi amada mujer y coach- se trata de regular. ¡Que palabra! Como si fuera tan fácil, es decir cuando tengo el estómago parlanchín hablo hasta un límite y…regulo; y si soy manipulador me brindo con una dosis de cariño y entrega y… regulo.

Difícil, ¿no?

#Hablamos cuando el corazón late y tiene frío#

Anuncios