3927c0e29099039d4eb5c1718d3e7e0d
A veces me regresa esta palabra y se instala en mi memoria, me asalta sin más, aunque viví un año en México, suena con habilidad para insultar o construir territorios donde la vida está instalada ausente e imprecisa.

Si asumimos algunos de sus conceptos Ir a la Chingada: irse disgustado; es tal vez la cara de un político hábil que vive en Cataluña que ayer dio un paso al lado, cuando debería ser para atrás, lo que supone que seguirá estando al lado, o sea disgustado y con ganas de meter el cuchillo.
Aunque para ello los ciudadanos utilizamos la expresión: Mandar a alguien a la Chingada: despedir con desprecio o disgusto a quien importuna. Y en este caso varios millones nos habíamos cansado de esos ojos semiderruidos, semicerrados y las disertaciones de tres horas por su cadena personal TV3, para decirnos que me voy, me quedo y les dejo, pero no quiero nada para mí.
Aunque es más interesante la frase que le podríamos dedicar a este político: ¡Me lleva la Chingada!: exclamación de protesta que se usa para dar salida al enojo, cuando se sufren adversidades, o de sorpresa; formas eufemísticas son ¡me lleva la fregada, la tía de las muchachas, la tiznada, la tostada, la trampa, el tren, la tristeza, la trompada

#Con lo cual, Estimado y hábil A. M. ¡vete a La Chingada!# Y los que traicionaron a su gente los señores de la CUP le aplicaremos otra frase: Irse algo a la Chingada que significa: dañarse, romperse.
Notas:
La siguiente lista de expresiones donde se emplea La Chingada y términos derivados aparece en Gómez de Silva (2001). Fuente Wickipedia.
• Estar dado a la Chingada: arruinado.
• Estar de la Chingada (o de la retostada): ser algo malo, difícil o complicado.
• Estar bien Chingado: estar enfermo o en situaciones económicas desfavorables.
• Ir hecho la Chingada: ir rapidísimo.
• Ir a la Chingada: irse disgustado.
• Irse algo a la Chingada: dañarse, romperse.
• Llevárselo a alguien la Chingada: estar enojado, estar en aprietos.
• Mandar a alguien a la Chingada: despedir con desprecio o disgusto a quien importuna.
• ¡Me lleva la Chingada!: exclamación de protesta que se usa para dar salida al enojo, cuando se sufren adversidades, o de sorpresa; formas eufemísticas son ¡me lleva la fregada, la tía de las muchachas, la tiznada, la tostada, la trampa, el tren, la tristeza, la trompada.

Anuncios