by J re crivello

Los triunfadores reciben millones de esquelas, de amor, de deseo, de sauna. De un lado este imaginativo cuerno de la abundancia que suma papelitos, se desgasta y pasara de moda. Del otro, un puñado de mirones, ajenos a su realidad espiritual les rodean. Vueltos a una vida miserable y austera. Entre ambos la corriente eléctrica del éxito. Del contacto espiritual. O de una carta.

Estimado Swing:
Cada mañana me mojo la tripa, luego me seco y lavo los dientes. Luego me peino. Al salir fuera, el macadam escuece. Su alquitrán abierto y lleno de sed, desea le rellenen millones de pasos hasta ahogarle. Una vez ebrio, uno se duerme hasta la mañana siguiente. En mi caso, al entrar a un tubo gigante de queso y madera en un plis llegare hasta mi oficina. Almorzare con tiento, contare mis monedas. La fuerza mileurista me atrapara sin más caña que un día soleado o frio. A lo sumo, abriré mi sonrisa menos veces que la anterior.
Y al llegar a casa, la tele me mostrara un sueño. Lo hare mío, lo dejare que corra dentro, hasta imaginar que aquello me pertenecía. un saludo

Estimado Sw:
Ayer le he visto en el programa de Darling. Estaba muy guapo. Desearía verle en privado para contarle algunas cositas. Como que espero mi primer hijo y le pondré su nombre. Le veré en el concierto que dará en Barcelona en mayo.
Un beso A.

Estimado Swing:
Mi prima que es de Barcelona me ha enviado una entrada para tu concierto. Estaré allí muy guapa. Y bailaremos con tu música. Espero verte. Intentare estar dos días antes para encontrar buen sitio.
Un beso XR

Estimados, o estimadas.
La fiebre del éxito es imposible satisfacer. Nada ha cambiado. Bueno, sí, el vecino del frente –del 2do piso, se ha asomado a su estrecha ventana en camiseta. Fuma y vigila. O vigila y fuma Siempre aparece desde el hueco de su dormitorio. Dentro, con su mujer han hablado de amarse y distraer sus vejigas cuando el domingo sean las diez y aún estarán en la cama.
Saludos cordiales,
Swing, cantante en Darling

 

Anuncios