Amigos, la serie se compone de caramelos amargos, salados con chocolate, dulces, desabridos y rellenos de menta. –j re-

transpa53f3f3a197857d728d7f1a88791f9bc7
Pueden ser de menta, de regaliz o de ácidos. ¿Elegimos la menta? Es para nosotros el regreso a la naturaleza, a los años jóvenes y dorados donde el paisaje se afianzaba en la protección familiar, bueno ¡ejem!, para algunos.

Para aquellos en que los padres se han divorciado es un rosario de calentamientos de cabeza, mi pantalón preferido allí, los deberes en este lado, mis nuevos hermanos/as, el novio de mi madre, la madrastra que se acuesta con mi padre y quiere dirigir mi vida. En mi caso hace exactamente 50 años cuando nadie se divorciaba, lo hicieron mis padres y vinieron Ellas. La presencia de las tias: Ida, X, Rita, Emma, Elda, Lucia y un sin fin hasta mi Tía Mari que es de ficción y lucha contra los socialistas. Pero no nos alejemos del tema. Los años en que uno siente que su corazón está abierto entre dos que no se reconcilian y maquinan como meterle un gol a ese/a pedazo deEstupidodelquemeenamoreSinRazón y atenúan su relación filial.
¡Atenúan su relación filial! ¡Que palabro más vengativo y desequilibrado! Podríamos decir que visto desde nosotros los hijos, aquello se transforma en una metedura de pata de ellos del cual nosotros debemos reconstruir lo positivo de ellos en nuestro interior. Por ello decimos:

# Caramelos desabridos y rellenos de menta#

Nota/confesión
Yo me entretuve leyendo los 18 tomos de La Biblia y sus ilustraciones en casa de mi Nona Francisca y… el otro día una alumna de 11 de padres divorciados puso sobre la mesa un tomo de La Biblia. Lo miré, lo repase como si fuera una musa antigua y dije:

_Interesante. La alumna respondió:
_Juan, ¡es muy divertido!

Receta:

Caramelos caseros de miel y menta

INGREDIENTES (4 personas)
– 100 g de miel
– 150 g de azúcar
– Menta fresca
– Azúcar glas
Dificultad: Fácil. Tiempo: 30 min.
Poner en el vaso de la batidora el azúcar y unas hojas de menta lavadas y secadas muy bien. Triturar hasta reducir a polvo.
Poner en un cazo la miel y el azúcar en polvo con menta del paso 1 y poner al fuego hasta que la mezcla alcance 160º C. Retirar el cazo del fuego y enfriar la base del cazo con agua fría.
Con ayuda de unos guantes de goma (porque el caramelo quemará) hacer cilindros con la mezcla de 1 cm de grosor aproximadamente. Antes de que se enfríen los cilindros, cortar con ayuda de unas tijeras en trozos de 1 a 1,5 cm de largo. Espolvorear con azúcar glas para que no se peguen y envolver con papel de seda o transparente.

Anuncios