1788287c88fb4b0d1fb8ed5d8989c6af
Imagen by Michael Sowa

by j re

One: Si te enamoras de mí, despídete de ti

“Infernal y corrosiva frase de Jordi Labanda aparecida en el Magazine. El compromiso no es la magia más practicada en nuestros días. Acercarse a otro u otra es fascinante, alegre y hasta una tormenta de nervios y excitación. La cara lavada y el truco de lavanda fresca y melosa nos llevan hasta la hipoteca, los niños o la garrafa de agua del súper. No estamos preparados para soportar los largos momentos de abulia y desinterés…”

Sigue leyendo

 

Two: Carta a una señorita en París

 

“Nunca había entrado en ese desván. Fue mi primera vez esa tarde. Todas las cajas estaban selladas, no eran muchas. Decidí mirar en alguna de ellas. Habían pertenecido a mi abuelo y, a su muerte las habían dejado por no saber si tirarlas o no. Y dentro ¡siempre papel! Que… facturas, que… recibos de alquiler de la rue 120 de una calle de París, que… un cartoncillo de una publicidad de un cine de esa ciudad. Y un tesoro, si, cinco cartas atadas con una cinta roja. La atmosfera me daba la espina de lo convencional, señor escribe a señora y esta le contesta. Preferí…”

Sigue leyendo

Trhee: La esquinica (02)

 

“El inspector, un sabroso señor de 40, de gomina que le apretaba los pelos hacia atrás, seguía dándole vueltas al caso del cadáver de “La Esquinica”. A Carlos Moravia, se le ocurrió una idea, fue hasta la calle donde le encontraron y reviso palmo a palmo la acera. En un espacio reducido pero que alojaba una piedra vio un saliente y tiro de él. Pudo ver un papel, ponía: el muerto vivía en calle Bailen 216, 3 4, y una firma ilegible. Lo primero que hizo es insultar en contra de aquella broma, pero con el pasar de los días”

Sigue leyendo

 

Four: El gran mago de la laguna*

 

“Le hemos visitado en una de nuestras salidas. Reside en un palacio grande y temible, rodeado de doncellas y brujos. Su plata y oro le cubren desde el sexo hasta los labios. Del carmín tieso y lleno de moras le pintan su cara, y el con la mano señala cada punto de lo que le interesa. Nos invitó a comer una noche en su sala del trono. Dos negros de betún y samba le entregaban un plato detrás de otro. En un momento me miro. Con alegría dijo: “¿Qué quieres?”. Solo respondí: “mi pueblo quiere llevarse varios lagartos de carne y que dan leche”. “¿Traerás más olo?” –pregunto.”

Sigue leyendo

 

Five: Urinarios y mirones

 

“Urinarios y mirones. Entrar en la iglesia de los hombres nos lleva a compartir un receptáculo estrecho y y expuesto a la cercanía de otro perfil desconocido. Los masculinos consideramos que el líquido que nos molesta debe dejar su impronta en aquella caja de cerámica blanca”

Sigue leyendo

 

Anuncio

Taller de Escritura envianos un e mail

 

 

Anuncios