1d81fc83d23f06699075ac5562811dfe

Si, comprendo que mis artículos de la semana son torpes y desparejos, pero mi alma vaga de un estímulo a otro -j re.

No son muchos –debo confesar que me encuentro entre ellos. Es un tono vital que anuncia un instante, ya cumplido, tantas veces anunciado. Podríamos referir a un ejemplo, el de los años 50 y 60. Cuando el deseo de progreso era posible y las revistas como Mecánica Popular mostraban adelantos inimaginables, pero, algunos perversos, para el clima, para los humanos.

Esos juguetitos ya son monstruos tecnológicos que están en decadencia –con los precios de una nevera a 300 Euros o una tele a 200. El Low cost los ha banalizado. En esa época una televisión era un objeto de culto. Y suspirar por una de color aún más.

“De repente todo se puso frio y lento. La crisis de la modernidad desnudo nuestras pueriles ilusiones”.

En viejas revistas de National Geographic, aun aparecen diseños de granjas agrícolas con un atrevimiento por el dominio, de la áspera razón productiva. Y de aquellos sueños algunos quedan, otros han desaparecido. Por citar:

La llegada a la luna. Fue una anticipación, del deseo de colonias humanas diseminadas por la galaxia. Al estilo de Colon, con una nave terca y una tecnología sencilla. Pero este destino manifiesto fue más hosco y cruel. Nuestra tecnología para tan vasta empresa nos dejó el velcro y algunas cosas más. Se necesitaron 40 años para asimilar aquella experiencia.

Pero vendrá una segunda: a Marte. O una tercera, un velero imaginario de 100 millones de dólares que irá hasta la estrella más cercana a 30.000 Km por hora (¡para llegar en 20 años!)

Y una nueva generación de profetas anunciaran los logros… y detrás vendrán para describir la decadencia.

El nuevo paradigma corre alrededor de tres ejes, la Teoría de la Relatividad, la Teoría del Caos y la Física Cuántica (esta última es la que nos dice que un gato puede estar en dos sitios a la vez).

#Nuevas fronteras del alma de los monos humanos#

Nota:

Volveré sobre ellas…

 

 

Anuncios