–Planeta zapatero- un diario personal del que elegiré algunos capítulos para invitaros a reflexionar desde la lectura del pasado sobre el futuro de nuestra sociedad a partir de las próximas elecciones. Este diario está escrito con su fecha respectiva en cada momento que ocurrieron aquellos hechos y no ha sido retocado. Cada tarde subiré algún texto hasta el final del gobierno Zapatero –j re Link a la obra

23/09/08

_Te has ido a las siete y son las dos de la mañana.

_No… Vine a cenar.

_ ¿A qué hora?

_A las doce.

_Podrías haber avisado.

_Me quede sin saldo.

Los de 15 a 19. Una generación brillante, hedonista. Sus padres han suplantado la jerarquía y el ordeno y mando de los últimos años de la transición española por los caramelos y la aceptación del sentimiento “a mi hijo que no le falte de nada”.

Y así han crecido grandes solitarios, egoístas en el despojo sentimental. Su núcleo, su cueva, es el grupo.

_Me voy al local. Es su frase preferida. Me desconecto de vosotros parece decir. Las quinceañeras dentro de este magma, saben catear, pegar y montarse en la moto del más “pelao”. Y esta última mezcla de Torete cinematográfico, pero más civilizado es capaz de coger la carretera de Sitges a las cuatro de la madrugada.

_ ¡No me rayes! Quieren decir, no te metas en mis cosas. O tal vez no me hagas pensar. Una generación de padres aficionados siente espasmo ante dicho comportamiento. Pero si preguntas a los progenitores: ¿Cómo está tu hijo/a?

_Muy bien –responden, ante lo cual, la procesión va por dentro.

Una multitud de hijos de la clase media española se despeña en busca de su destino vital. ¿Y Ud. y yo que fuimos los rebeldes de los 70/80?… Nos ponemos de parto ante lo que nos enfrentamos.

Esta malévola sucesión de generaciones preña a una con otra, con estilos o modas del poniente. Sin ese toque especial de los errores paternos/maternos no es posible intuir los próximos pasos. Pero convendremos que el estrecho mundo mental de finales del franquismo ha caído y en su sitio se ha abierto una panoplia de ambiciones y creatividad que jamás había vivido nuestra sociedad.

Anuncios