4d1c8f8368373b2844c4ebffad5ce51a

Regresa un clásico, las charlas con mi gato, mañana hablaré de él y su página de Face –j re.

¿Qué llevaría en su mano? ¿Un pájaro, una semilla, un cuchillo, una llave para abrir la lata de conserva del corazón?

Pag. 102. Marguerite Yourcenar. Fuegos

Mi gato puso la pata sobre el libro. Intuía que a esa hora de la madrugada ya no había descanso. Abrí la nevera, completé el agua caliente y el té con un poco de leche. Presentía que hacia minutos que él estaba allí al ver oscilar ligeramente la tapa de entrada de la parte baja de la puerta.

_ ¿Ahora lees a Yourcenar? –pregunté. Su mirada brillante dio con una respuesta. Fui hasta el libro y leí en voz alta donde marcaba con su pata.

_ ¡Menuda historia! –exclamé. Yo si me marchara a una isla llevaría semillas. Mi gato respondió:

_Las semillas se esparcen, la conexión con el corazón de otros nos une a la vida según Nietzsche.

_ ¡Tú eres un gato! Nosotros los humanos sin semillas no hubiéramos dejado de ser monos.

_Es posible –dijo, graduando su mirada de color ocre y agregó: ¿Qué te ha endurecido?

_El silencio de los que amas, me indigna –respondí. Mi gato dio un salto y escapo por la trampilla. Al quedarme solo volví a preguntarme. ¿Qué me llevaría…?

_ ¡Canicas de colores! –murmuré emocionado al recordar mi niñez.

 

# ¿Y Ud., qué se llevaría? Dígamelo…

 

Anuncios