el increible hombre normal

By J re crivello

R Latimer se detuvo en el bar del petróleo –en el corazón de Cornella, pudo comprobar que la fuente de gasolina que está en la esquina de la plaza del Bar de la Alfonsita era su último día de venta. La retiraban a una gasolinera, en un centro comercial cercano. Por ello llevo su coche hasta allí, un Renault 19 con faldones recortados para que se vieran sus llantas de color dorado y sus tapones de neumático de brillo platino. Era esta ciudad una sabia pareja de Barcelona, desde aquí salieron Montilla (1) y sus chicos a base de socialismo panameño y tapas del bar de la patata. Pero a R Latimer aquello le traía al fresco, pago 40 Euros de rubia de Arabian gold (2) y se dejó otros 20 para comerse una tapa en “La Alfonsita”. Metió la gasolina y escucho un sonido raro, parecía majadería pero era una canción que le hablaba de los saltos en el vacío, de las redes clientelares y los políticos que aman el cartón de bingo y ponen sus números a su antojo, hasta salir un elefante siniestro con pechos de rubia Play Boy y sonido de “game Over”. Y, ¿si les jugaba una pasada a los del 048? Llamándoles, diciendo que había perdido y solo le quedaba la deuda.

Termino de retirar el tubo y cerro la toma de gasolina. Iba a recordar durante años aquel pórtico de gasolina en la plaza, afortunadamente el bar mantenía el tipo.

—048 Ayuntamiento de Barcelona ¡Dígame!

—Vera Ud., como conozco este servicio, me gustaría recuperarme, he tomado unas decisiones equivocadas y solo me queda la deuda. Su sonrisa se abrió de par en par, ya imaginaba la cara de la funcionaria y “el que te den de respuesta”. Pero escucho: “le paso con el departamento de ruegos, deudas y varios”, en segundos, le atendió una voz cansada, parecía grabada sino fuera porque al final agregaría una pregunta: “¿Esta Ud. solo?”

—Si –fue su respuesta.

—Manténgase tranquilo, mire si encuentra algún teléfono de familiar o amigo.

—Lo tengo –respondió Latimer. Intente llamar y cuente que está pasando un mal momento y pídale compañía.

— ¿Cómo?

—Nosotros, le vemos en el geo localizador y ya hemos enviado hacia allí uno de nuestros asesores con una unidad medicalizada. La voz seguiría desgranado una palabra tras otra de suaves indicaciones referidas al estado de ánimo. Latimer pudo comprobar que aquello era una grabación para suicidios por deudas.

— ¡Mal paridos! –dijo y dejo que aquella grabación estuviera al teléfono la siguiente hora mientras bebía su cerveza en el bar del petróleo.

 

Notas

(1)Deuda que El Presidente del PSC, Montilla dejó en la Generalitat (ver Gráfico)

(2)Arabian Gold canción de Modern Talking

(3) Servicio 048: Fundado por el alcalde Pascual Maragall, este servicio posee en la actualidad la tasa del 100% en devoluciones y resoluciones de pérdidas de objetos a nivel mundial. Sus 2400 funcionarios trabajan las 24 horas rastreando los des-hechos y perdidas originados por sus habitantes e intentan recolocar tanto objetos físicos (humanos o animales) como virtuales. Fuente Wickipedia

 

 

Anuncios