769bc8420c7fed63cbea654844561a68

Agosto 010        #Terrorismo¡AsímurióCarreroblanco!

by j re crivello

— ¿Y era esto lo que prohibía el Cuarto Protocolo?

El profesor Kírov meneo la cabeza.

—Iba más lejos. Prohibía a cualquiera de las naciones signatarias introducir en el territorio de cualquier nación un ingenio, montado o desmontado en piezas disimuladas y que podría hacerse estallar, digamos en una casa alquilada o en un piso del corazón de una ciudad. Fuente: Año 1984, El Cuarto Protocolo, Frederick Forsysh

Han pasado 28 años de esta frase incrustada en un libro de Forsyth y los artefactos han acabado con Bill Laden sentado en el retrete, o todos los días el contador de asesinados aparece en el telediario junto al Hombre del tiempo. Nos hemos acostumbrados  a ser golpeados por el Terrorismo y contrarrestar con artilugios dirigidos desde una pradera de trigo en el centro de EEUU o un portaviones.

El golpe a ellos regresa a nosotros, a Niza y la violencia global aumenta. Cada día nuestra piel se vuelve más insensible, por citar los ciudadanos franceses abuchean a su presidente un socialdemócrata demodé y amante joven y piden más.

¡Todos queremos más! La espiral de control, violencia y reducción de los derechos avanza. Mientras en el corazón de un Metro cualquiera, imaginamos:

Tic, Tac… Es ese ingenio “montado o desmontado en piezas disimuladas” que le dirige una mente ansiosa de venganza social.

—¿Puedo usar su teléfono, pequeña? —preguntó a la enfermera, cogiendo el aparato.

—No me llame “pequeña” —replicó la enfermera, que aventajaba en unos cuantos años los veinticuatro del agente Craig. “De dónde sacarán esos polis tan jóvenes” pág. 201 Idem autor.

 

Esta serie se publica simultáneamente en el blog Agosto de FlemingLAB

Anuncios