592aa6ced75ac0778510e77669f7f1a8

Como dice Antonio Guillán, el mercurio nos está azotando -j re.

By antonio Guillán -ikástico- Palabras de temporada.

Hay presentadores que ejercen también de socorristas de la RAE. Cuando se les presenta la ocasión acuden al rescate de palabras que se ahogan o corren peligro de jubilarse, desaparecer. Cada vez que arranca un verano cuento los minutos que tarda el hombre del tiempo o la mujer de las isobaras en decir canícula. La canícula. Calor calor. No cuento, eso no, las veces que la escucho, me da igual, una sola vale para mantener al día mi obsesión. A mi me suena a Calígula, a desmesura, a excesos descerebrados, a balconing.

Otra es mercurio. He llegado a la conclusión de que el mercurio únicamente trabaja en temporada estival. Ahora que están prohibidos los aparatos que contengan ese metal, el locutor lo eleva de continuo: “el mercurio alcanzó los 45 grados”. Si lo visualizamos, parece un exhibicionismo. Cuando estaba en pleno uso lo ignoraban, “el termómetro alcanzó…”. Si llega a 0 grados o se precipita hacia abajo no es alcanzar nada. Como si no saliera de casa. Los alpinistas conquistan las cumbres a esas temperaturas. El mercurio hiberna en invierno. La contracción no vale. El tiempo es machista, o eso parece.

Anuncios