1a44283b43014ea8c8451c9fc7991fa6

La redonda estupidez by Javier Castillo Naranjo

Se avecina el comienzo de las nuevas justas deportivas y vuelve el baile de los millones en el fútbol.  Los potentados económicos se pelean por llenar sus álbumes con las figuritas más apetecibles, los cromos de temporada.  Los valores deportivos y de la sana competición viciados de entrada por el escandaloso mercado del talento.  Quién tenga más, quien pague más, tendrá asegurado un lugar en la gloria efímera de oropeles encendidos.  Qué gracia, qué mérito, qué hay de especial en ganar así, pregunto yo.  Y a eso le seguimos llamando deporte.

 

Es absurdo desde todo punto de vista.  Se supone que son clubes de fútbol de una ciudad determinada (llámese Madrid, Barcelona, Sevilla…), pero qué tipo de representación pueden significar para esas ciudades cuando la gran mayoría de la plantilla del equipo la conforman jugadores de fuera.  Dónde están los jugadores propios de la localidad.  ¿No hay?, ¿no existen?  Si que existen, claro, pero no valen; lo importante siempre será ganar, por encima de cualquier consideración deportiva, para seguir llenando los bolsillos y para que continúe la danza de los millones con su música de muchos ceros en el talonario.  ¿Formar, creer, invertir en los criollos, en los deportistas locales para luego verles en el primer equipo? Mmmm, eso no vale la pena, no paga.

 

Y ya no absurdo sino patético es el caso de la afición.  Trabajadores que ni viviendo mil vidas ganarían lo que ganarían alguno de estos fenómenos de la pelota, compran el respectivo merchandising colorido, se preocupan, se desviven, se alegran y se entristecen, y algunos hasta se ensarzan, se pelean, se insultan, se agreden, se hacen matar y se envilecen por el equipo de sus amores, espoleados por unos pornográficos medios de comunicación.  Esta multitud no protesta por la defensa de los derechos civiles, no sale a la calle por el desempleo, las injusticias, la corrupción de los de arriba, pero hay que ver como acude en masa y alza su voz en el estadio en un clamor común.  Miles y miles se hacen uno por noventa minutos, para luego seguir igual de jodidos se gane o se pierda al bajarse el telón.  Lo dicho: patético.  Pero no, es pasión, dirán ellos.

Para esta temporada dejo mi afición por el espectáculo estético del fútbol bien hilvanado.  Renuncio a seguir la farsa de un deporte que dejo de serlo y seguiré el siempre emocionante torneo de ajedrez, donde hay reyes, pero no hay perversión; me suscribiré al primer canal que encuentre que lo transmita en directo.  Amén.

Libros de Javier Castillo Naranjo ¿A dónde van las hormiguitas cuando llueve

 

41swdcwae4lGratis esta semana Kennedy (Obscenity) Link

“La llegada a Nueva York de Mardi Grass le lleva a conectar con un ex agente de la CIA Frend law, de casi noventa años. En su breve charla, aquel le convence de investigar el Complot que lleva a la muerte de John F. Kennedy. En una trama compleja Mardi Grass –su protagonista principal– va descubriendo bajo la dirección de este antiguo alto Director de la Agencia los últimos dos años –1962/63- de los intensos preparativos de las fuerzas que conspiran para el Magnicidio. A su vez Mardi Grass mantiene unas interesantes relaciones de amistad en su vida presente con un taxista, dos novias y el Director de la CIA que agregan más intriga a Kennedy obscenity.
En el último capítulo se desvela quien ha asesinado a John F Kennedy. Su autor Juan Re Crivello, se ha documentado durante meses para recrear el ambiente de la conspiración y enfrentarse a la visión que mantiene algunos medios americanos sobre ese reinado de ensueño llamado Camelot.

 

Anuncios