nsam288

*Documento después del asesinato de J. Kennedy en el cual LB Jonhson inicia el desembarco en la Guerra de Vietnam. By juan Re crivello. Este capítulo pertenece al libro de ficción histórica  Kennedy (obscenity)  (C) Derechos reservados 

—10 (b)

Al entrar en la sala de mi director Frend Law, traía conmigo muchas preguntas, él estaba con los pies en la enorme palangana. El vapor subía mezclado con cierto sabor a menta. Me senté a su lado, su mirada me pareció serena –y dijo

– ¡Dispara!

– ¡Esta mañana intentaron matarme! ¿Quién pudo ser?

– ¿La CIA tal vez?

–Pero ¡Clinton no había dado una orden! —exclamé. Con cara de cierto cansancio él intentó elaborar una explicación coherente –y dijo:

–Los presidentes dictan unas líneas generales pero luego algo escapa a esa decisión.

–Ahora los traen de Serbia, allí están los mejores tiradores a sueldo –dije como si fuera experto.

– ¿Quién te salvo? –pregunto mi Director

–Una tal Carmen ¿Sabéis algo de ella? o debo también mirar en Google…

–Va por libre y no podemos detenerla. A veces, mis dudas me llevan a pensar que está protegida por los rusos, o es un agente doble y en otras una tipa normal. Te aconsejo seguir su juego, hasta que descubramos su posición. Aquello no dejaba de ser un consejo fuera de lugar, sino fuera por ella, ya me habrían frito dos veces. Entro un ayudante y nos sirvió dos copas de Fernet Branca, a esa hora me caería como una bomba, recordé mi segunda pregunta.

–Angleton, el que fue Jefe del contraespionaje en el 63 ¿vivió muchos años en Italia? ¿Ud. tiene costumbres muy parecidas? –agregué, pero no dejaba de ser una mala entrada, pero mirándole dije: al consultar los datos de su historial en internet, siempre aparece la misma frase “antiguo agente de contraespionaje que trabajó con J. Angleton”. No mucho más…

–Fui uno de sus ayudantes más cercanos. Luego de aceptar esa situación delante mío se secó los pies con una toalla comprada en la estatua de la Libertad, para ponerse unas botas –y siguió– En aquellos años se cruzaban miles de operaciones donde era difícil saber cuál era la correcta y autorizada. James Angleton se cuidaba en presentar las operaciones con la debida autorización o sino recurría a un estilo que causo tradición en la Agencia y comenzaba diciendo: “puede que no sea la vía, pero cuando la aprueben ya estaremos en un nuevo conflicto”. Con ello su manipulación estaba en los tiempos o momentos de cada situación. Para él, la CIA debía ir siempre por delante generando nuevas tramas que por su complejidad nunca serian explicadas al gran público.

– ¿La de Kennedy fue así?

–Tal vez esta sea su obra maestra. En aquellos días, alrededor del 23 o 24 de noviembre del año 63,  descubrí que estaba atrapado en una red tan complicada que solo podría desmontar con el paso del tiempo, desde fuera y con ayuda interna. Hasta que me jubile acumule información y una larga serie de complicidades. En la época de Nixon estuve a punto de perderlo todo, inclusive mi vida.

– ¿Cómo era Angleton visto desde cerca?

–Listo, parecía lento y construía su capa de resistencia a través de contactos sucesivos con quienes captaba para su red. En sus mejores épocas llegaron a trabajar para el hasta 5.000 personas y parte de La mafia de Chicago.

– ¡Cómo es posible!

–Acumulando fuerzas, hasta que en el Watergate empezó su decadencia.

–Y ¿Ud. cuando se retiró?

–Creo recordar que desde que fue en busca de los papeles del Jefe de la CIA en México después del asesinato de Kennedy algo se rompió entre nosotros dos. Cada día invertía una gran cantidad de horas en mantenerle engañado. En esa época Angleton fue a la casa de Winston en México a presionarle para que entregará sus documentos y ante la negativa de su viuda. Él se mantuvo frío utilizando frases tales como:

“I have unpleasant task” para agregar “There are some papers” y refieren que su viuda no contesto. Angleton era despiadado. Sus tramas giraban alrededor de uniones entre diferentes que no se conocían y si algo fallaba, se presentaba en el sitio para solicitar la fidelidad que le debían a la Agencia. Lo hizo en México, y también con el Diario de Mary Pichot Meyer. Siempre decía “la información que solicitamos, si se hiciera pública violaría los diferentes secretos y compromisos firmados con nuestros amigos y aliados”. El exigía desde este punto de vista que su interlocutor cediera ante la fuerza de la Razón de Estado.

Mi Director puso una silla frente a nosotros, con voz tranquila pero no sin cierta intriga dijo:

–Hoy le quiero presentar a una siguiente persona. Es un testigo que tiene solidas opiniones sobre aquella época. Fue uno de los agentes de la CIA más jóvenes que estuvieron en Vietnam y sirvió en aquel conflicto muy de cerca, luego al regresar paso por un periodo de introspección y, hoy retirado ha escrito un libro muy conocido sobre los años 62/63. Abrió la puerta y entro un hombre de alrededor de 70 años. Alto, recio, pero no grueso. Estaba casi calvo con algún mechón de cabello canoso y una cara con una barba bien afeitada y  ligera. Al saludarle su mano era regordeta y fría Tomo asiento. Frend Law le pidió que explicara sus ideas. Con respecto a la elite, la definió como R Buckminster Fuller (2) y lo hizo leyendo un papel “individuos ambiciosos que se han hecho eficazmente potentes debido a su capacidad de seguir siendo invisibles y operar detrás del escenario” –y con voz suave y firme agregó:

–En aquella época, la CIA cumplía con esta abrumadora tarea. Nosotros definíamos las operaciones y las cubríamos con el TOP Secret. Siempre existía una coincidencia entre el corazón de los deseos de la Elite y la CIA, hasta que asesinaron a Kennedy, a su hermano Robert, y varios más. Luego intervinieron en Vietnam o fabricaron el Watergate. Cada paso en esa dirección lo pudimos justificar con un segundo elemento, la Guerra Fía. La definíamos como una contienda entre dos bandos que garantizaba nuestra supervivencia.

– ¿Cómo? –le interrumpí

–Me refiero a que la Elite, para garantizar su supervivencia ha creado guerras y conflictos paralelos que generan tensión pero… siempre evitando llegar al límite, impidiendo que destruya sus intereses. Decíamos: “la amenaza del otro prolonga el escenario del conflicto y garantiza la Nación”. Le mire directo, parecía estar ante mí una antigua voz cargada de razón, su respiración reflejaba un cierto cansancio y hasta desdén. Mi Director escuchaba y no intervenía. Luego agrego:

–En el libro “la CIA, Vietnam y la trama para asesinar a Kennedy”, L Fletcher Prouty (3) sostiene que “la guerra misma es el sistema social básico. Es el sistema que gobierna la mayoría de sociedades humanas […] la guerra expresa el mayor poder social que se puede ejercer, hacer la guerra, activo o en proyecto, es una cuestión de vida o muerte sobre un tema de mayor escala, el control social”

–Quiere decir que para Ud. aquel periodo estaba dominado por una Elite que buscaba garantizar el control social y que para cubrir sus privilegios utilizaba la coacción y la guerra.

–Si

–Entonces… ¿estaríamos situando al asesinato de Kennedy en una conspiración más amplia? Mi interlocutor se estiro hacia atrás, le veía como si intentara regular ese largo espacio histórico para verlo desde la mayor objetividad posible. Le observe, antes de continuar organizo su respuesta.

–Tal vez primero deberíamos considerar que aquel 22 de noviembre del 63 en que muere Kennedy quien le reemplaza LB Johnson, solo cuatro días después altera la política establecida de retirada de Vietnam al publicar una versión corregida muy suave de las decisiones de Kennedy de salir fuera del conflicto. Es la que luego se denominara la tesis de “withdrawal-without-victory (4). En el documento secreto de octubre del 63 (NSAM 263) aparece claramente hasta una fecha de fin de la intervención en 1965, con el NSAM 273 de Johnson “se sumerge a América en una lenta agonía”, como la definirá el ex Director de la CIA William Colby; y este mismo presidente confirma la intervención y el despliegue de tropas en el NSAM 288 a mediados del 64. Hubo un silencio, y luego haciendo un esfuerzo como si aquello fuera tan intenso –dijo: por lo cual si Ud. me permite nos centraremos en el núcleo de los intereses del complot. Le propongo analizar el documento TOP Secret NSAM 263 donde Kennedy fija su posición. Es una orden donde son clave dos elementos,  la retirada de 1.000 hombres y la fecha de final de la intervención en 1965.

–En ese largo periodo –dije–, tan bien definido por Colby, de la lenta agonía, murieron miles de americanos y el desastre se abatió para mantener unos privilegios. Se me ocurren algunas preguntas: ¿Era posible un golpe tan profundo en el corazón del Estado? ¿Tanta fuerza tenía la conspiración para construir un golpe de estado que cambiara las reglas? Y asociado a aquello ¿era posible otra política?

–Ahora lo es –respondió con una media sonrisa

– ¿Clinton significa el cambio?

–No es por Clinton. Hemos salido de diferentes guerras y no han asesinado a un presidente por decisiones que no comparten otros miembros del poder.

–Quiere eso decir que… ¿vivimos mejor hoy que ayer? Mi Director le impidió contestar, había llegado el momento del Fernet Branca y los ritos se cumplen. En una mesa con un mantel bordado en colores de la bandera de EEUU, sus ayudantes pusieron tres copas, olivas y patatas con jamón. Para hacerles honor abrí mi bolsa y saque un vino tinto de la Ribera del Duero. Ambos sonrieron, y deduje que conocían este inmenso rio de alegría que nace en España. Mi director Frend Law –dijo:

–Ese vino y esa zona me traen gratos recuerdos. Mi cara de intriga dio a entender que no me atrevía a solicitar de su parte una anécdota, pero dije con cara de simpatía algo que sonaba a una invitación:

–Faltan pocos meses para septiembre, podríamos ir de visita para la vendimia. Los dos asintieron.

 

Notas

(1)Breve esquema de la plaza y la posición de Zapruder, por detrás de él estaría el otro asesino.

(2) http://es.wikipedia.org/wiki/Richard_Buckminster_Fuller

(3) http://en.wikipedia.org/wiki/L._Fletcher_Prouty pág 151

As a critic of the CIA, Prouty pointed out its influence in global matters, outside the realm of U.S. congressional and government oversight. His works detail the formation and development of the CIA, the origins of the Cold War, the U-2 incident, the Vietnam War, and the John F. Kennedy assassination. Prouty has written that he believes Kennedy’s assassination was a coup d’etat, and that there is a secret, global “power elite,” which operates covertly to protect its interests—and in doing so has frequently subverted democracy around the world.[2]

(4) Withdrawal-without-victory: He sees JFK’s unfinished Vietnam policy in 1963 as “part of a larger strategy, of a sequence that included the Laos and Berlin settlements in 1961, the non-invasion of Cuba in 1962, the Test Ban Treaty in 1963. Kennedy subordinated the timing of these events to politics: he was quite prepared to leave soldiers in harm’s way until after his own reelection. His larger goal after that was to settle the Cold War, without either victory or defeat—a strategic vision laid out in JFK’s commencement speech at American University on June 10, 1963.”  Fuente: http://jfkfacts.org/assassination/experts/was-jfk-going-to-pull-out-of-vietnam/

Descripción de los documentos de Seguridad Nacional

NSAM 263 JFK signs NSAM 263, an order to withdraw 1,000 troops out of roughly 16,000 Americans stationed in Vietnam by the end of 1963, with the complete withdrawal by the end of 1965. Fuente: http://www.maryferrell.org/mffweb/archive/viewer/showDoc.do?docId=945&relPageId=663

NSAM 273  Signed by President Lyndon Johnson four days after JFK’s death, NSAM 273 succeeded NSAM 263 and ordered the planning of increased activity in Vietnam. Fuente: http://www.maryferrell.org/mffweb/archive/viewer/showDoc.do?docId=945&relPageId=663

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios