49b7df317af0a3e93561af5f794ec9af

by j re crivello

Apurados estamos en la búsqueda de elixires que nos den soluciones mágicas ante amores que se acaban o jefes llenos de alcohol amargo, o recuerdos de hormiguitas que nos visitaban para ayudarnos a sobrevivir y ahora necesitan ellas encontrar su camino.

La vida es puro aguardiente. Cotizan los machitos de rasurado suave en los parietales y pelo fresco y suelto en la cumbre, o mujeres de senos cargados como viejas vacas sagradas pero embutidas en trajes de luces como las hermanas esas de Usa. Pero los corazones justitos, que sueñan con la luna o palpitan por ser descubiertos en un roce o una bravura están desvalijados, o sea no valen en este largo recuento de gentes que salen en la tele o en las redes y se echan fotos hasta repetir cada detalle, de lado, de frente, en el orinal, en la cama, en la nevera mostrando sus cervezas de 0,25, o en sillones de hule a la antigua.

Por ello alguna de estas tardes, amigas, amigos subiré la serie “Déjame sola”. El nombre de un aguardiente que fabrica Delia Z., una emprendedora que vive en Barcelona. Dice al respecto de esta historia una lectora consentida por mi amistad, Conchi Minguez

“¿Sabes Juan?… Leer tus escritos es como ir en un coche de carreras o una moto de muchos cilindros (no entiendo de motos) Empiezo a leer normal y conforme avanzo me voy metiendo en el personaje, en sus pensamientos rápidos, en sus palabra a veces que atropellan de una manera genial… y la mente vuela ¡si, si, la hace volar para alcanzar los sentidos y sentires de los personajes!… Es como tomarse el aguardiente y salir corriendo, cuando llego al final además de quedarme pensando, tengo que respirar hondo. Y no te rías que es verdad… “

Abrazos

Capítulos

“Déjame sola” -001

Luz interior -002

Luz cenital -003

Luz suicida -004

Déjame sola y final -005

Anuncios