6

Segunda parte (b) by j re crivello

Mañana:La Baraka –cap. 12

Desperté a las 4 de la madrugada, bueno ella me saco de mi sueño y me llevo hasta el centro de su biblioteca. Insistió en subir por ese motorcito hasta bajar de nuevo la carpeta que le había dejado abandonada su tío el gobernador. Desde lo más alto, grito:

– ¡He encontrado algo que te puede interesar! No dejaba de ser extraño verla allí en lo alto con un deshabillé de seda y yo con tan solo unos calzoncillos verde oliva. Pero recordé los consejos de mi Jefe: “sígueles el juego” ¿Por qué se metía esa voz y esa orden en mi intimidad? ¡Joder!

–Mira –dijo. Ya había depositado encima de la mesa la carpeta y retiro desde allí un papel. Era un gráfico, no llevaba sello de secreto. “Es la letra de mi Tío” –dijo. El papel tenía en el centro la letra K, a su izquierda se desplegaban desde un centro metido en un rectángulo por arriba un tal Banister y una flecha  a otro rectángulo donde ponía CIA, por abajo la otra flecha iba directo a Clay Shaw. Entre ambos un tal Ferrie, que fue el piloto que llevo a esta gente a Dallas. Todos conocían a Jack Ruby que era un colaborador de La Mafia. Pero todos se encontraban en esa época en una oficina en 544 Camp que era propiedad de Banister. Un apunte en lápiz establecía: “tanto Clay Shaw como Oswald en sus papeles apareció la misma matricula de correo: P.O. BOX 19706. Oswald la utilizo para que el enviaran el rifle para disparar en Dallas”.

–¿Esta es letra de tu tío? –insistí en preguntar. Ella asintió. Luego debajo ponía en lápiz rojo: “El asesino A (Oswald) no sabía que existía el asesino B, ni el C, pero a todos les unía un elemento, aunque conocían la fecha y la hora del paseo de Kennedy por Dallas –a través de la prensa– el cambio del itinerario se realizó en la noche previa. Para que ello fuera posible se necesitaba en el recorrido un espacio triangular, como la Plaza Dealey. Allí coincidirían, la Pantalla A (Oswald) y el ejecutor B o el C” –Elsa dijo:

–Era necesario que A (Oswald) no supiera que existían ni B ni C

–Qué A fuera descubierto y ya tuviera una trayectoria personal, tal como el paso de Oswald por Rusia, Mexico, etc. –agregue. Y Elsa sonrió para insinuar:

–También B o C deberían ser tan secretos, que para ello se cumpliera una condición: que estuviera allí puesto por quienes tenían una unión de sangre entre sus miembros.

– ¡La Mafia! –Exclame para agregar–, pero quien construye A, B y C es la CIA. Es un cerebro del contraespionaje y… Elsa Rockefeller –dirá:

–Sabemos que A no puede tener escapatoria y debe conocer algún aspecto del complot que le obligue a detenerse en el edificio a beber un refresco. “O tan solo trabajar allí” –agregué. Y ella continúo: y B debe tener una salida rápida, por el Parking detrás de la Loma y un coche que le recoja y, un avión que le saque fuera de Dallas.

–Pues si –dije convencido que la trama se abria paso como un puzle gigante.

 

 

16 de noviembre 63

El paseo en barco en Newport fue intrigante y maravilloso a la vez. El ver en el mismo sitio sentada a mi izquierda a Jackie y a mi derecha a Mary Pinchot me produjo cierto desasosiego. Con Jackie estamos al borde del divorcio, en cambio ella, vestía un buzo azul, pantalón amarillo y sujetaba su cabello con un pañuelo azul celeste. Fue una tarde de intenso viento y muy nublado. Nos acompañaban Los Bradley, comimos en la cubierta. Hablamos –los dos– Aún recuerdo un dialogo, que saboreé y tu mirada que disimulaba la tentación. La firmabas con una sonrisa elegante y picara, te dije:

–Hace frio. Me pondré el abrigo.

–Sí, el viento está muy molesto

–No sé si podremos jugar al golf

–Si no, John –ese acento para John tan delicado y cantarín de Mary– podremos el 22. Aquella fue la señal que confirmabas que estarías en Dallas, por la noche, en un hotel. Me dije: Esa noche, en Dallas, no dormiré con Jackie.

 

16 de noviembre de 63

Al sentarme en la barca del viaje de Newport, estuve a su lado. Nos filmaron. El Presidente y Mary Pinchot —pensé. Será la segunda imagen que tenemos juntos. Tuvimos una charla corta y quedamos para el 22 en Dallas. Iban los Bradley y Jackie. Aún no sospecha nada. Me ha dicho que desea divorciarse. Que le es infiel, que su servicio secreto le tapa las aventuras. Ni siquiera se han mirado durante el viaje. A veces en nuestras conversaciones –en nuestras citas– aparece una suave resistencia interior. No le he preguntado, pero la imagen que proyecta en ese reino de felicidad se hunde en una terca soledad. Cuando veo que se despoja de su “estar en la historia” solo desea un contacto íntimo y salvaje. Pero, son momentos débiles y cambiantes, luego se impone su intensa personalidad que nos sujeta y embriaga ( a mí y a todos). Muchas veces he reflexionado al respecto ¿Qué une a estos grandes hombres? Una simbiosis: ¿tal vez con las líneas de la historia? Aquellas que los mortales desechamos y ellos interpretan como si fueran una música que les guía:

“Si, música quizás o, una vana penumbra que ilumina su intenso palpito interior”

 

 

Sabes ¡se cantar! –dijo Elsa Rockefeller. Serían las seis de la madrugada. Habíamos guardado la carpeta de su tío en la parte alta de la biblioteca. Se subió a una silla y con su blusa-camisón de seda que apenas cubría el comienzo de los muslos dejando ver unas piernas cortadas por un pincel. Entono un…

Las calles rabian

Y los caprichos son curiosos

Mi animal perdido. ¡Te espero!

Tra-la-la

 

Notas

(1)HollywoodEl hombre que guardaba los secretos Por Nick Tosches

(2)HollywoodEl hombre que guardaba los secretos Por Nick Tosches

(3)HollywoodEl hombre que guardaba los secretos Por Nick Tosches

(4)Sidney Korshack, según wickipedia

(5) El presidente Richard Nixon hablando senador Edward Kennedy. Comentario de Nixon fue grabado en una cinta de la Casa Blanca, 7 de septiembre de 1972.La cinta se estrenó al público treinta y siete años más tarde, el 28 de agosto de 2009, tres días después de la muerte del senador Edward Kennedy. Dirty Política Watergate, Nixon y el asesinato de JFK Mark Tracy

Otros datos

Sidney Korshack según New York Times “His reputation was made in 1943 when a mobster on trial for extorting millions of dollars from Hollywood movie companies testified that when he had been introduced to Mr. Korshak by a high-ranking Capone mobster, he had been told, “Sidney is our man.” Fuente http://www.nytimes.com/1996/01/22/us/sidney-korshak-88-dies-fabled-fixer-for-the-chicago-mob.html

Sidney who, you ask? Those with a passing pop-culture familiarity with the Mafia know that Chicago was famous for its Italian Mafiosos, like Al Capone and Tony Accardo. New York City, of course, had its share of “tough Jews,” including Meyer Lansky and Bugsy Siegel. But for much of the past century, the real center of mob power was a Chicago-born Jewish lawyer — or so says investigative reporter Gus Russo in his new book, “Supermob: How Sidney Korshak and His Criminal Associates Became America’s Hidden Power Brokers.” Fuente http://forward.com/articles/5977/mafia-jews-inside-a-genuine-cabal/

FBI FILE 92-5053 S Korshack

El diario de Mary Pinchot Mayer que desapareció: http://www.nytimes.com/1995/11/05/books/l-in-angleton-s-custody-016578.html

 

Anuncios