5d2c2edd5f610026eba2df349ed6b343
Agenta Ultimas horas de Kennedy nov 1963 (1)

(1)These are Powers’s annotated notes of the President’s schedule for Nov.22, 1963, in Dallas. Afterward, Jackie’s Secret Service Agent Clint Hill recalls, “He helped lift the President out of the car and put him on a gurney.”

Hoy conocemos al cerebro del asesinato, mañana final del capítulo Respecto al cerebro de la trama, luego de reflexionar y cotejar multitud de documentos considero solo el podía ser.  _jre

–Cap. 13

“He recibido un mensaje de un miembro del Servicio Secreto. Me aconseja que en el viaje a Dallas mantenga la calma. Está escrito en un papel del lateral del New York Post: “en Dallas pueden existir alteraciones de la ruta. Sería interesante que Ud. Se mantuviera alejada del foco donde el presidente desfilará”. He reflexionado al respecto y lo he puesto en conocimiento del Jefe del Servicio Secreto, su respuesta ha sido muy directa: “siempre recibimos amenazas, lo tendremos muy en cuenta”. Aún quedan dos días para el viaje, presiento que las dificultades con John no se ampliarán con otras de carácter político”.

 

El agente Albert López me acerco la siguiente caja, este agudo hispano que colaboraba con nosotros desde hace unos días, en tan poco tiempo había logrado acertar con los documentos más importantes en este almacén con pilas de ellos desde hace años. Le mire –él dijo:

–Le tengo una sorpresa. Dentro, encontramos un dossier con un título: el cerebro. De letra menuda y apretada, pude ver que repasaba uno a uno los posibles implicados. Lo cerré y fui hasta donde estaba mi Director. Le encontré en un lateral, sentado encima de un sofá que le habíamos preparado. De color azul, uno de los agentes lo había recogido al pasar por casa de unos familiares en Harlem. Por su parte posterior, una pequeña placa de metal incrustada decía: “si Ud. es pobre, llévese por delante a un estúpido rico”. La frase causo simpatía, y un agente la asocio con la crisis del 29. En aquellas fechas un tío suyo fabricaba unas placas parecidas para una fábrica de muebles. Eran sofás para la gente de escasos recursos. “¿Y la frase?” –pregunte.

–Decía, que era su costumbre ponerla a la final, casi escondida, pues con ello aumentaba las ventas. Según su relato, los compradores al quedarse a solas en la sala, adquirían el sofá por “venganza social”. Mi Director palideció, nos miró, pero puso su granito de arena.

–En los años 30 –dijo–, me destinaron a Alemania y presencie todo el ascenso nazi. Ellos utilizaban constantemente las emociones en su propaganda y frases basadas en la “venganza social”, salvo que… no era para vender sillones. Bueno, ¿Qué hay de especial en esa caja?   –preguntó–.

–Ud. verá –dijo el hispano–, dentro nos hemos encontrado el dossier con un título “el cerebro”. Mi jefe lo cogió en sus manos, lo abrió, y miro una a una las hojas. Una letra apretada, de estilográfica Parker y con cierto esmero detallaba cada posible autor que suponía participó en la decisión del asesinato. Con lentitud, se puso de pie y fue hasta una inmensa pizarra, la hizo limpiar, luego golpeo con las manos para captar la atención de los presentes,  y fuimos pegando cada hoja del dossier. A su alrededor instalamos una pantalla de ordenador. Uno de los agentes construyo un Power point de cada candidato al puesto de cerebro, la oficina había detenido su trabajo y los 13 asistieron a la primera aproximación teórica del grupo que acabó con un presidente democrático. Mi Jefe volvió a mirar la carpeta para decir que no recordaba haberla visto, pero puntualizo dirigiéndose a todos: “si os parece definiremos a este diagrama como el cerebro colectivo. Del cual solo intuimos que son un grupo conectado por la misma obsesión”. Luego agrego:

En el grupo A, situamos a Carlo Marcello, Jefe de la Mafia de Nueva Orleans, quien junto con Santos Trafficante, Jefe de la Mafia de Miami, contratan a la Mafia de Marsella, mediante Antoine Guerini, a un tirador de nombre Lucien Sarti, quien escapa por el corredor de Montreal controlado por la familia Gambino.

En el grupo B, encabezado por Sam Giancana, el contrato pudo ser ejecutado por John Roselli como coordinador, y con su posible tirador James Earl Files o Charles Nicoletti. El contacto de este grupo con la CIA, es su agente David Atlee Phillips.

–En ambos grupos, es la CIA quien reparte el contrato      –prosiguió–, de la misma manera que en su momento lo hizo para asesinar a Fidel Castro, con un coste de 150.000 Dólares dentro de un presupuesto de 100 millones para acabar con la Cuba de Castro. Estos –mi Director–hizo poner en rojo, son hechos desclasificados y probados.

El grupo C, se articula detrás de una pantalla de la CIA, en la oficina de la calle 544 Camp y dirigida por Banister que capta a Oswald para situarle en la zona de los hechos. Este le convertirá en el chivo expiatorio, con el fin de evitar que las investigaciones posteriores llevaran al núcleo del Complot.

–¿Solo tres grupos? –pregunta un agente que está situado casi al final.

–Es que tres ¡son mucha gente! –responde mi Director y prosigue en su reflexión– Nos faltaría quien une y da sentido a todos estas tramas, y… es Jesús Angleton, el Director de Contraespionaje de la CIA.

– ¿Y al grupo nucleado alrededor de Hunt y la operación Mangosta que participaron en Bahía Cochinos y luego entrarían en la sede de Watergate? –pregunto una agente de nombre Brenda Sinclair. Mi Director le miro y pregunto:

–¿Ud. sugiere que Nixon participó en ello? La Sinclair sin alterarse dijo:

–Nixon era del tipo de político que era capaz de matar a su rival. Las grabaciones de la Casa Blanca lo demuestran.

–Era igual que Kennedy ¿no? En ello estamos todos de acuerdo. El y su hermano se obsesionaron por acabar con Fidel Castro. Y el asesinato de Diem en Vietnam no es de su obra, pero la CIA se lo entrega para provocarle              –respondió mi Director para agregar—. Preferiría que ese grupo se quede fuera del Complot, aunque poseen grandes argumentos para formar un cuarto grupo.

– ¿Y dónde le sitúo a Angleton? –pregunta el agente que realiza el Power

–Yo le pondría en un rectángulo superior –digo por mi parte– que conecte con todos los grupos y es quien “les permite operar”.

–Sin restricciones –agrega mi Director–.

_Pero me permite –agrega un agente bajo y canoso– Él es quien trasmiteir el mensaje de selección, que solo el grupo elegido podrá cerrar la operación y es el que está alrededor de Oswald.

–De ese grupo –agrega una mujer rubia de pie cerca de la ventana, –de nombre Sara Lee–, al que hemos bautizado P.O. BOX 19706 –que es el número de correo donde Oswald recibió el rifle– y compuesto por un mínimo de siete hombres incluidos Oswald y Jack Ruby, cinco fallecerán en extrañas circunstancias.

–¿Qué nos falta? –pregunta mi Director.

–Esto, el agente Marc Reston, rubio, alto y con gafas de corredor de 100 metros, muestra una carta separada del resto. La he encontrado en una caja allí al final, guardada bajo el nombre tan estúpido de “Glamour”.

–De carácter personal –dirá–, he cotejado que su letra se parece a la carpeta del cerebro. “Léala en voz alta” –ordena Mardi. La expectación de sala es máxima. Intuimos, por alguna rara situación que estamos por liberar la voz del cerebro de la operación desde su oscuridad y situar el Complot en su verdadera dimensión:

“La decisión de visitar Dallas se tomó en octubre entre Kennet P O´Donnell, el Presidente y su vicepresidente Lyndon Johnson. La planificación del asesinato tuvo la característica de la rapidez, pues los grupos conspiradores asumieron el riesgo de impulsar una operación que implicaba una gran dosis de fracaso, sin contar que la ruta por el interior de Dallas fue elegida tan solo una semana antes. En aquellos días, las diferentes tramas fluían pero no se conocían entre sí. Mi tarea consistió en mantener la máxima atención para evitar que surgieran conflictos que llevaran a filtraciones que contaminaran el Informe final. Aquel resultado, el asesinato y el Informe Warren debían ser perfectos y parecer la acción de un desquiciado.

Ahora, en mi cita con la historia, me permito, reflejar un resultado que altero los sucesos posteriores y nos permitió entrar en la guerra de Vietnam. Aunque si hubiésemos valorado el resultado de aquel conflicto con tantos muertos, el desprestigio del país, su pérdida de influencia, con los posteriores efectos del Watergate, tal vez hubiésemos dejado a ese dúo compuesto por Bobby Kennedy y bautizado como el bulldog y un hermano cool llamado Jack; tal vez, la historia de aquel gobierno hubiera acabado en un escándalo sexual y el fin del Presidente. Pero los hechos históricos son tozudos y en esa época dirigíamos la CIA con operaciones encubiertas que se sucedían unas a otras. Y en una de ellas se atravesó JFK”.

Quien leía se detuvo, parecía haber acabado. Mi Director se acercó hasta la pizarra, con un rotulador escribió: “hasta aquí hemos visto un suceso variable, ahora aparece la solución que nos muestra el verdadero estilo del cerebro”. Escribió Jesús Angleton y dos casillas una con un SI y otra No. Cada agente fue votando y el resultado nos ofreció un 13 a 0. Mi Jefe pregunto a quién leía la carta:

– ¿Cuál es la firma del autor de la carta que Ud. acaba de leer? El agente respondió: “Jesús Angleton” —respondió el agente

–¿Tiene fecha? —preguntó mi Director. Un año antes de su muerte –respondió el agente.

 Mañana final…

Links y Notas

–CIA/Kennedy http://mcadams.posc.mu.edu/jfk_cia.htm

–Servicio secreto http://www.spartacus.schoolnet.co.uk/JFKlawsonW.htm

–Abril 15-19, 1961: Una brigada del exilio cubano entrenada y comandada por algunos cubanos miembros de la CIA invade a Cuba en la Bahía de Cochinos.  Como la armada cubana, liderada por Fidel Castro, rodea a la fuerza invasora el Presidente Kennedy se niega a enviar fuerzas de combate de los EEUU. La brigada del exilio se rinde y más de mil de sus miembros son hechos prisioneros. El Presidente Kennedy intuye que ha sido llevado a una trampa por la CIA diseñada para obligarlo a escalar la batalla ordenando una invasión a gran escala a Cuba por tropas de los EEUU. Kennedy dice que “quiere quebrar la CIA en mil pedazos y que se la lleve el viento.”http://www.alanamoceri.com/alana_moceri/2010/11/qui%C3%A9nes-asesinaron-al-presidente-kennedy.html

–30 de noviembre de 1961 Kennedy autoriza la Operación Mangosta

–Junio 13, 1962: Con su esposa rusa, Marina, e hija menor, June, Lee Harvey Oswald retorna a los Estados Unidos con un préstamo del Departamento de Estado, luego de su altamente publicitada defección a la Unión Soviética en 1959 y dos años y medio viviendo como un expatriado en Minsk.
Tan pronto como la familia Oswald se establece en Fort Worth, Texas, Lee Harvey Oswald comienza a ser abordado por un agente encubierto de la CIA, George de Mohrenschildt, instigado por el agente de la CIA de Dallas, J. Walton Moore.http://www.alanamoceri.com/alana_moceri/2010/11/qui%C3%A9nes-asesinaron-al-presidente-kennedy.html

–Agosto 9-10, 1963: Lee Harvey Oswald es arrestado en New Orleáns mientras repartía panfletos donde pedía “Trato Justo para Cuba”. Oswald, junto a otros tres exiliados cubanos anti-Castro, quienes lo confrontan, le rompen los panfletos, son llevados a la justicia por perturbar la paz. Luego de Oswald pasar la noche en la cárcel, se reúne privadamente con el agente del FBI de New Orleáns John Quigley, luego Oswald desacredita al Comité de Trato Justo para Cuba y prepara el terreno para su representación en noviembre como asesino del Presidente Kennedy pro-Castro.

–En Washington, la Embajada Soviética recibe una carta escrita crudamente y con faltas ortográficas con fecha de nueve días atrás y firmada por “Lee H. Oswald” de Dallas. La carta parece incriminar a la Unión Soviética de conspirar junto a Oswald en el asesinato del Presidente Kennedy que ocurrirá cuatro días más tarde. Las autoridades soviéticas reconocen la carta como una falsificación o provocación y deciden devolverla al gobierno de los EEUU, cuyos agentes del FBI han previamente abierto y copiado la carta en camino a la Embajada, o sea, el FBI sabía 4 días antes de la amenaza de asesinato del Presidente Kennedy.

–Diem / CIA http://www.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB101/vn28.pdf

 

Anuncios