085c6a076f3638858c71746be9b4e4e5

 

by j re crivello

“Somos cinco amigos, una vez vamos a salir de casa uno detrás del otro, primero va a salir uno y se va a poner al lado de la portería, después va a salir fuera de la portería […] el segundo y se va a colocar no muy lejos del primero, al terminar lo va a hacer el tercero, y el cuarto, y el quinto. Con el último estábamos todos en hilera. La gente nos miraba, nos señalaba y decían: “Todos los cinco terminan de salir de su casa”. Desde esa época vivimos juntos, es una vida pacífica si no se entrometiera siempre un sexto. No nos hace nada, pero nos resulta pesado, y con ello ya es más que suficiente; ¿porque se mete donde no lo queremos?. No le conocemos ni le queremos acoger entre nosotros”. Fuente: Franz Kafka: Narraciones completas.

El sexto, o aquel que aparece en el grupo y manifiesta valores, o un desencanto. Da igual su astucia o su nivel de formación. Los grupos, o las naciones o sociedades aceptan de mala gana la aparición de un testimonio diferente de su grado de experiencia. El recién llegado es receptivo a los valores consensuados, pero posee una gran liquidez crítica.

¿Cómo se salda este atrevimiento?

Primero aparece el mote, el sobrenombre y se cierran las puertas de los ascensos en la pirámide social. Pero, si algo distingue al sexto, es que llega por atrevimiento. Ha dejado detrás su sociedad por estar disconforme y sugerir cambios, o plantear expectativas. De lo cual, está dispuesto a amar y progresar sin más compensación que su motivación.

Dirá Kafka: “estamos juntos nos soportamos y restamos, aunque no deseamos ninguna nueva adhesión” La gran caverna europea navega entre banderas establecidas y otras que desean instalarlas –algunos en mi pequeño país alrededor de Barcelona– ¿y el sexto? Se bate para abrir camino en la desigualdad y la intolerancia.

 

Ideas absurdas con las cuales no estoy de acuerdo

Aa—Los ricos deben pagar más que los de menores ingresos. ¿No somos guales? Pues a pagar igual y la montaña de pasta que generan, que se aburran de sentir que no se puede hacer nada con ello.

Bb—El rey es rey. ¡Que absurdo! Un rey no se representa más que a sí mismo. Yo le llamaría ciudadano-rey o rey-presidente y cada tantos años se debería someter a una elección. Tengo tres pasaportes, dos ponen República de tal y uno Monarquía de tal.

Cc—Algunos se pasan todo el día bregando para establecer derechos para las minorías y no razonan que con este sistema nunca dejarán de serlo. Solo se puede dejar de ser minoría con becas de formación: Ejemplo: Obama

Dd—Si dejas comprar a cualquiera un arma, todos podrán defenderse. Pero también o-fen-der-se, con lo cual esta posibilidad aumenta la idea que quien golpea primero, golpea dos veces

—Agregué Ud. con un comentario alguna otra idea absurda…

Anuncios