wallander-2

Tienen millones, esta es una constatación superficial. La segunda reside en vivir en castillos imaginarios rodeados de seguridad, de secretarios, y de citas previas y agendas indestructibles. Me imagino si yo fuera:

Levantarse y un suave desayuno (no sea que me muera y mi castillo de dinero se esfume) y luego al avión que me llevará a Asia o a la Republica de la Gaita para explorar nuevos negocios que mis asesores indican. Y… ¿si me quedo en casa? Ser mártir de la comunicación. Entran 2000 mensajes y tan solo atiendo 200.

Son los reyes de los filtros

Filtran a los ansiosos de poseerles, a las rubias llenas de tejido plástico o a los morenos de sonidos ilegales y seductores. Filtran a los políticos, a los dueños de negocios nuevos o viejos necesitados de dinero fresco (así, Slim sé quedo FCC la segunda constructora de España por tan solo 600 millones de Euros). Filtran a los izquierdistas que le quieren arrebatar su dinero, o si son socialdemócratas cargarlos de impuestos y si son populistas pretenden que la manguera de la riqueza llene los almacenes por debajo de su coste. Filtran al aburrimiento, a ese sopor de charla aburrida y sosa en que me han metido en esta cena en que la Reina no para de tirarse pedos y comer salmón.

Esa es la vida de los reyes de la pasta. Y anhelan las pantuflas de la casa y la soledad de la tele de su cuarto, ni siquiera la del salón, grande y genial, pero metida en un espacio para invitados que no existen. O si existen

#Son de pega# (1)

Como son de pega los monstruos de Spielberg, o los asesinatos de los libros de j re en una Barcelona de 2016, o las amarillas planicies que esperan agua bajo un sol que les bulle la cabeza, o como los campos con viento continuo de amarillos intensos de la serie Wallander.

Nota: Son de pega. Expresión que utilizan en España para designar a alguien que es artificial.

 

Anuncios