2cfb71158891ce0513411b7b79c5c3c1

by j recrivello

Dirá Giorgio Nardone (1) que: “la Amazona enérgica y dotada de una inteligencia y de una capacidad de análisis y síntesis realmente admirables. Su objetivo es mantener a la pareja en constante sumisión y, en caso de encontrar a uno capaz de hacerle frente, no descansa hasta someterlo a una condición de superioridad”.

Nos encantan estas mujeres, son arrebatadoras, ingenuas y dominan la escena. Cuando caemos en sus garras aparecemos ante los demás hombres como canes famélicos y listos a mover la cola. Espiritualmente su poder nos congela, hasta inclusive en el sexo. Muchos de nosotros escapamos a territorios ignorados y débiles para beber Agua del Carmen. Conocí a un tipo que sacaba a pasear al perro, para en el camino encontrar otro amor disímil, fresco, sin más atractivo que la libertad. En su vida cabían dos rutas imaginarias.

Hemos crecido con madres arrebatadoras, capaces de servirnos una cola, o estudiar con nosotros la lección más innoble. Estas mujeres se han sentido tan necesarias en el engranaje familiar que sus vidas se han resentido y nosotros hemos sido testigos. Amazonas como señala Nardone o mujeres independientes, Los hombres asistimos perplejos, algunos deseamos aquel modelo antiguo, otros dudamos, o soñamos en aquellas madres ya desaparecidas.

Espejo del alma. Me asome a tu desván

Dentro dos botellas de güisqui y todo corrupto.

Fuera el frio inestable que trepa por el zaguán

Ni te peinas, ni me hablas, ni rezas junto a mi lado -en el relicario. (2)

 

(1)Los errores de las mujeres en el amor. Editorial Paidós, presentado en Yo Dona, 26 de marzo de 2011

(2)Poesía maldita. Juan re-crivello

Anuncios