c0a4f53580b25762f3ecbec1736d7630

Amigos, comprendo que la temática de está semana no es del agrado de algunos pero me dejo guiar por los surcos que ponen pólvora al escritor. Mañana acaba la serie con Frío bajo cero. -j re

Quien no ha dormido con un familiar y ha sentido algún diapasón del sexo. O al menos una atracción solitaria en el hambre de la noche. ¿Una tía? ¿Un tío? ¿Alguna prima o primo? Cada uno de nosotros posee diferentes historias, o sucesos que guarda clasificado en esa zona de esto no debe escapar de aquí.

Y aquellas íntimas atracciones perviven por años formando parte de la aventura que nutre nuestro erotismo, lo integra a las nuevas experiencias. Lo lleva a suponer que las vidas se componen de vidas donde el aliento atrae y se retiene, o se esconde bajo kilos de prohibiciones forjadas alrededor de la estructura familiar. Las prohibiciones se forjan en esa puerta entreabierta que nos lleva a ser espías de una ducha sin más explicación que un cuerpo blanquecino y brutal en su osadía; o nos lleva a esos ruidos nocturnos familiares que claman de excitación entre dos amantes que han recuperado el aliento ante tanta fauna de sedas y aberturas; o aquella/aquel prima/o que amamos pero se mantuvo en un amor platónico pero atractivo desde la prohibición; o aquella estimada señora o señor a la que nos dejaron una noche para dormir sin más.

Mundos cautivos detrás de silencios, o de límites que no se pueden comentar ni decir.

#Mundos en los cuales la sal se derrite y el azúcar clama por una referencia.

Anuncios