90ede33d26da895c51d2afd8ae2d9bfb

by j re crivello

El espíritu emprendedor es algo intangible, en las familias está latente, algunas lo potencian otras lo reprimen y otras lo exprimen. Si miro hacia atrás veo a mi abuelo que hacia lo que hacen los chinos ahora, trabajar en redes con sus hermanos piamonteses (italianos) ellos le prestaban dinero y el aprovechaba las oportunidades. Luego mi padre con sus intentos o sus fracasos uno detrás de otro y mi otro lado familiar: los Crivello que lo han exprimido creando infinidad de oportunidades.

Fundé mi primera empresa con 27 y una segunda, las dos duraron 5 años y cerré. Fundé la tercera con 47 y sigue esplendida y la cuarta hace un año. ¿Qué paso entre esos años? Hice de todo, entre ellos negar una parte de mi ser.

Alguno se preguntará, ¿no es mejor dejarles una formación? Ese es el primer objetivo, debemos estimular el crecimiento del interés por aumentar las herramientas para moverse en un medio cambiante. Y luego romper con los miedos que el español medio disfraza alrededor de la frase queremos ser funcionarios.

En estos días una lista de 30 menores de Forbes que distingue a jóvenes emprendedores, una de ellas, Aranxa Unda, con 27 años decidió dejar EEUU y relanzar su empresa familiar y nos dice que se dedica a:  “Codificamos esos datos y los estructuramos para poder gestionarlos y analizarlos de forma inteligente”. De esa manera sirven a sus 400 clientes, la mayoría en España pero también en Portugal y Latinoamérica. Son consejerías de Sanidad u hospitales, básicamente integrados en el sistema público. Les ayudan a mejorar la calidad de sus servicios ofreciéndoles mecanismos para identificar anomalías, por ejemplo excesivas complicaciones o reingresos hospitalarios. ¿El próximo objetivo de este colectivo inmerso en los últimos meses en el cambio interno y la renovación? “Conseguir cruzar la información económica con la información clínica para ofrecer más herramientas”.

Con lo cual un emprendedor, es aquel que sabe descubrir el valor asociado a la creatividad, la capacidad de superar los miedos y la constancia. Luego genera beneficios para que su empresa sea atractiva para los inversores.

A mis hijos le diría (¿y Ud. a los suyos?) que la capacidad de emprender es el valor que debe guiar nuestras decisiones, sea en una empresa como asalariado o en la propia. Los emprendedores deben ser auto-exigentes e innovadores; a su alrededor siempre están las fuerzas del déjalo, no lo intentes, eso ya lo hacen otros, así nos va bien, no le hemos aceptado la solicitud de financiación.

#Una atmosfera positiva familiar empuja a la ruptura del miedo a crear. ¿Lo practica Ud. con sus hijos? Le invito a hacer pequeños pasos.

Nota

Si puede dedique 10 minutos a leer este artículo: http://elpais.com/elpais/2017/01/17/talento_digital/1484672077_635179.html

Anuncios