tnt-portada

Aparece en TNT que estoy preparando su re-edición -j re

En Barcelona  casi se acababa el invierno, la ciudad estaba espesa, falta de dinero y con el Congreso Mundial de los Smart Phone. Por ello Milton M decidió llamar a una amiga, le debía un favor sexual. Pensó además: “es lunes y me meteré en la cama con ella, llamare al trabajo diciendo que tengo anginas y estoy perro”. Su amiga –le llamaremos Leyla Frosh- para preservar su intimidad- escucho su propuesta que colgó Milton en su buzón de voz y tomando el teléfono contesto rápido con un: “estoy en casa sola y llena de miserias mentales, te prometo que voy en cinco minutos”. Luego se vistió con ropa interior de color rosa, y metió en sus sujetadores dos plásticos inflados con Agua del Carmen. No sabemos a cuento de que hizo aquello, pero su elegancia, su andar y aquella delantera al estilo Dolce Vita parecía un sueño. Los trabajadores del Metro, los de cuello azul o los de cuello blanco no pudieron resistir echarle un ojo, o insinuar que menuda piba les estropeaba la semana.

El timbre sonó en el piso de Milton M, y casi no hubo presentación. Un desespero de sexo les llevo hasta una cama de colchón de agua que Milton usaba para dormir cerca del vientre materno. En aquel sueño los dos senos postizos de agua del Carmen estallaron a la vez provocando un baño que siempre recordarían como el “baño del lunes”. Milton M sacio su temperamento y Leyla Frosh pudo replicar hasta una segunda vez debido a los juegos manuales de su cordial amante. Luego bebieron vodka con un azucarillo mezclado con limón. Ella se quitó los restos de pechos postizos y corrigió el rímel que se expandía por sus bellas mejillas. Hasta ese momento no habían hablado. Milton M rompió el fuego:

—Estas muy guapa y…

—También tú lo pareces y…

—Ayer estaba solo y pensaba en alguna mujer tan suave y excitante y…

—Es que dormí en la parte de arriba de la pizzería de un primo mío y fue una noche extraña y…

—Vaya me intriga –dijo Milton- ¿Qué sucedió?

—Mi primo apareció de repente con unos slips muy estrechos casi metidos en su ano y bailo delante mío un buen rato.

— ¿Y?…

#Aquella noche nos iniciamos en una rara carrera de queso y levadura –respondió Leyla#.

Anuncios