46333ceeee47b1eb4c0e91c150c2cfcd

by j re crivello

Siempre los tengo y los colecciono, pero últimamente son muy numerosos, al hacer estos días la Actividad de los sueños para dos docenas de valientes escritores de FlemingLAB, he sucumbido a esta manera de ver la vida. Fue a las 6:43 pues me desperté y mire el reloj. Al sueño lo podemos resumir. Me encontraba en un edificio gigante y llegaba un alumno que me había enviado un contacto ya fallecido. Nada más entrar me pago la clase, y observe que en el papel envuelto en un plástico, el compromiso estaba dividido en tres pagos que realizarían tres comercios de la zona.

Cuando comenzamos a trabajar la lectura era El Quijote. Mi alumno dijo con un carácter marcado:

—Quiero que leamos directamente sin apoyarnos en opiniones de los demás. Asentí, y trabajamos en su libro pues el mío intuí que no estaba a mi alcance. Y me desperté.

¿Que observamos del sueño?

Los muertos nos envían a su gente. Aunque nos parezca increíble media humanidad está convencida que lo extrasensorial es una parte de nuestra civilización.

La solidaridad de terceros está unida en el sueño, a que esta semana he trabajado dando clases (entre otros extranjeros) a chinos. Ellos viajan a mundos desconocidos sin saber ni siquiera el inglés y les atrae hasta allí la Diosa Fortuna y un contacto que les explica que ese sitio es atractivo para su esfuerzo.

El carácter, la autoestima, la fuerza interior del alumno dirigen la formación hacia territorios jamás imaginados, por citar un ejemplo, la esposa de Obama

El Quijote, un texto escrito que al leerlo en un sueño es tan real como en vigilia y del cual le cito: “Como no estás experimentado en las cosas del mundo, todas las cosas que tienen algo de dificultad te parecen imposibles”.

Los sueños son parte de nuestras vidas, los hay lucidos, simples, arrebatados, psicos, de miedo o de aquellos que tan solo los tenemos para liberar nuestra existencia. Ya hay cuatro alumnos/escritores que han enviado sus actividades: en una aparece un cambio de personalidad que lleva a un asesino en serie; en otro alguien desaparece; en otro un muerto reflexiona luego de un ataque, y en otro la Policía agitada por Trump lleva a confundir a una identidad por otra en medio de un marasmo de reducción de la libertad.

Alguno de los 16 escritores que quedan por enviar sus relatos ¿nos desmentirá?, o los sueños se construyen tan solo sobre miedos o el sexo y los deseos también los nutren… ¿Y Ud. se atreve a decirme que sueña en algunas líneas?

 

Anuncios