2412961792e3841832aa6013b9b1e675

by j re crivello

Cualquier cosa hecha por seres humanos puede ser rehecha por seres humanos pág 83 Z Bauman

Antes era una visión de progreso, carecíamos de la memoria y los monstruos que asolaron el siglo XX, el nazismo, creado para remodelar las razas, el comunismo como forma de traer el cielo proletario a la tierra y acabó en un ejército de burócratas (2), y podríamos sucesivamente seguir nombrando miles de sistemas que los humanos buscamos rehacer. El corazón utópico ha saltado por los aires y la desolación deja paso a populistas, o ultraderechistas, o nacionalistas que claman por más controles o libertad. ¿Es este nuestro próximo sino? La lucha entre libertad o mayor control. Es posible. La civilización se ha vuelto tan compleja que asaltan a nuestras mentes pecados, soluciones, o resistencias al cambio.

¿Quiénes serán los próximos caníbales? Depende de nuestro color político pueden ser ratones populistas o de ultraderecha, la libertad burguesa entendida como reposo de las diferencias bajo un respeto común está siendo asaltada por seres irascibles que claman desde la tribuna: ¡meterle miedo a los que tienen dinero! (y le votan 5 millones en España); o cerrar las fronteras! (y le votan 51 millones); o salir de la Unión y ser libres y parecidos a Indonesia para que el dinero desregulado fluya al Reino Unido (y lo votan el 53 % de los ingleses (3); o los reguladores que quieren regular hasta el odio.

Si ¡el odio!, no se puede odiar y si lo hace una ley le convertirá en un ser bueno.

¡Que narices! Los caníbales ya están aquí…

Notas:

  • Bauman Tíempos Líquidos
  • El Partido comunista Chino que gobierna ese país tiene 5 millones de funcionarios que no los ha elegido nadie.
  • Los ingleses queriendo ser igual que Indonesia y su sistema.
  • El martes, la presidenta regional Cristina Cifuentes informó tras el Consejo de Gobierno que en el mismo se había analizado el «informe del Proyecto de Ley de Protección contra las Acciones de Incitación al Odio, la Discriminación y la Intolerancia», germen de una futura ley sobre esta materia en la que se establecerían sanciones de hasta 45.000 euros para las infracciones más graves.
Anuncios