c5ba4aef112f9949a2e869e2e1abeba7

A veces escribo estos artículos y me pregunto en este mundo consumista : ¿para qué sirven? -j re

Moro sabía bien que su proyecto para un mundo limpio de incertidumbre y de miedos incontrolados era el diseño de un escenario idóneo para una vida buena, y también era un sueño. Lo llamó “utopía” aludiendo al mismo tiempo a dos palabras griegas: eutopia, “buen lugar” y outopia, “ningún lugar”. Pág. 135 Tiempos Líquidos. Z Bauman

Los miedos actuales aparecen en los dirigentes populistas que los interpretan, y focalizan en muros, es el límite a los extraños, a los migrantes, a aquellos que quieren asaltar la estabilidad de nuestras vidas, o intentan aumentar el gasto militar. En el ejemplo de EEUU su gasto es de 650.000 millones anuales y el segundo, Rusia llega al 10% de aquel. ¿De dónde surge ese discurso del miedo? La ventaja del primer ejército sobre el segundo es un insulto. Chatarra militar, miles de kilogramos de metal y uniformes esperando que les llamen para asustar, para ejercer la diplomacia de la Paz Armada. En el Líbano España tiene 600 hombres atrincherados como cascos azules, detrás de las barreras de metal interceden entre el miedo de las dos comunidades ante su odio ancestral (1). Y podríamos seguir nombrando espacios donde armamos a hombres y mujeres para que sean el baluarte de la defensa. Y con ello hacemos grandes discursos de la seguridad, de la protección ante lo invisible, ante la fuerza que nos atacará y nos desposeerá de nuestras certidumbres.

¿Dónde ha quedado la vida buena (la Utopia)?. En ningún lugar, o tal vez sepultada por los discursos maniqueistas que cogen fuerza en las vidas socialdemócratas de las clases medias y trabajadoras de Occidente.

“Seremos el mayor productor de empleo que Dios haya creado”

Clama Trump, y la Unión Europea decide expulsar a un millón de migrantes-ilegales. Cuesta más devolverlos que romper con el miedo e integrarlos.

La máquina de los Mass media se mueve en contradecirles. La máquina de guerra se despereza con bombardeos puntuales. Nunca nuestra civilización estuvo tan agotada ante los predicadores de la seguridad. Masas, ciudadanos intentan proteger sus conquistas. Con ello nos dirigimos a un mundo infernal en la cual las sucesivas oleadas de rencor y odio, de miedo, de insatisfacción generan más discursos para calmar las emociones.

Pero la emoción del miedo solo encuentra satisfacción en ciudadanos valientes y confiados. En ciudadanos colaboradores. El talento puede en cualquier momento ofuscarse y comenzar a producir máquinas de control o de destrucción. La era de la globalización y la libertad tiembla y hasta puede caer bajo los discursos populistas.

“Seremos el mayor productor de empleo que Dios haya creado” Trump. Desde hace unos meses la mentira ya corre…

Notas

  • La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, continúa en Líbano su programa de visitas a las tropas españolas destinadas en el exterior, en este caso para reafirmar el compromiso de España con la misión de ONU destinada a vigilar la frontera con Israel e impedir las infiltraciones de las milicias de Hezbolá. Casi 11 años después de que el ejército israelí se retirara del sur de Líbano, 600 militares españoles continúan patrullando desde la base Miguel de Cervantes, cerca de Marjayún, la zona asignada de la Línea Azul que separa a ambos países. Fuente El Confidencial
Anuncios