imagen_cardona

En mi tradicional paseo matinal por la playa observo como las olas golpean con fuerza el litoral. El Pasifae solitario y rebelde se enfrenta a ellas. El dibujo de espuma, esconde en su interior una legión de tiburones, negros y altivos que se enfrentan a esta atalaya mitad ser humano y animal que protege a nuestra tranquila villa.

Esta escena ha despertado en mí un recuerdo de una pista perdida del año 78. Ayer retiré un cuadro que le cambiamos el marco y el cristal. Hace casi 40 años me lo regaló un señor canoso, de pelo agreste, no muy alto, con rostro afable quien me confesó:
—Me gusta comprar en El Corte Ingles una mortadela italiana especial y los fines de semana ir a Vilanova para llevársela a mi madre que es mayor.

Había conocido a Cardona Torrandell. Visceral, afable, una roca de la rauxa catalana. En aquellos años el seny del país- representaba tan solo un 40%. El otro 60% -de una Cataluña alegre-  se alojaba en el mundo del bar Zeleste. De la mezcla, del país sin uniformes nacionalistas. La amistad nos unió alrededor de Italia. Un país desconocido y vil que rompía el gris del tardofranquismo.La camiseta preferida de este gigantón era el Guille de Mafalda. Él se definía por la rebeldía e ingenuidad del personaje:

–¡Dezde que nací eztoy meta y meta vivid! ¿Qué pretenden ezoz?

Hoy, uno se pregunta dónde esta este pintor vitalista y culto: ¿En el paraíso? ¿En el purgatorio? Cada ciudadano que se acerca a su obra experimenta un mundo perdido y ausente. Tal vez la inocencia civil y crítica del país ha dejado paso a demasiada carga de seny. De nacionalidad. De bandera. Al fondo Pasifae se bate en retirada. La lucha contra el pez alargado y aburrido que duerme en la barriga del Mediterráneo nos invita a recordar al vital pintor.
Diremos por último, que los adolescentes que se acercan a su Biblioteca –la Cardona Torrandell- en Vilanova para solicitar libros o Cd a préstamo y, desconocen el nombre que bautiza la institución. Paradojas del destino, lo institucional desmonta la carga de rebeldía original del personaje. Él ya es Institución. Los políticos le han impregnado de bronce y sin saberlo ni intuirlo, vivo en Vilanova desde hace 20 años. ¿Paradojas?

#Una confesión, no me untarán de bronce#

El cuadro que preside mi salón

Datos:

El Mito de Pasifae Link

Historia Sala Zeleste Link

Links:

Link para conocer a Guille
Link sobre la Biblioteca

link para consultar su obra

 

 

Anuncios