a761b11aeb1fa33d35d94fcd84923005

Ambos escriben… pero:

  • Cuando a uno lo leen mucho aparece en su interior la sensación de que no es necesario ser leído, pues ya escribe para fluir.
  • Si uno fluye surgen multitud de ideas y una libera a la siguiente, como una carrera mágica que no parece tener fin.
  • El ego mengua, cada vez más pues detrás se acumulan miles de horas (recuerde Ud. que un buen coach es aquel que ha servido al cliente más de 10.000 horas) y ellas ennoblecen las historias futuras. Y las que vendrán serán más sabrosas y atractivas.
  • Hace ya tiempo que he decidido escribir como mínimo 5 artículos semanales. Es como ir al gimnasio –pero sin agujetas ni lesiones-. La cabeza y la creatividad cada vez están más despiertas y agiles.
  • A ambos escritores les interesan que les lean. Salvo que a aquel que le leen continuamente genera un flujo de simpatía entre él y aquellos que le echan una ojeada. En el primero son sus lectores, en el leído son sus compañeros de viaje.

¿Se atreve a insultarme? Mañana tal vez le devuelva un artículo que comience por: un tipo/una tipa ayer me dijo…

Espero su opinión/ Saludos -j re

Anuncios