¡12 Años Blogger!2005 _ 2017

En estos días hablamos mucho del Muro de Trump, en 2005 el gobierno socialista de Zapatero amplio el muro, sigo publicando artículos antiguos de mi vida blogger de 12 años -j re

“El amor al prójimo es siempre, con relación al temor al prójimo, algo secundario, algo parcialmente convencional y aparentemente arbitrario. Cuando la estructura de la sociedad en su conjunto ha quedado consolidada y parece asegurada contra peligros exteriores, es este temor al prójimo el que vuelve a crear nuevas perspectivas de valoración moral. Ciertos instintos fuertes y peligrosos, como el placer de acometer empresas, la audacia loca, el ansia de venganza, la astucia, la rapacidad, la sed de poder que hasta ahora tenían que ser solo honrados, sino desarrollados y cultivados en un sentido de utilidad colectiva […] son tachados de inmorales y abandonados a la difamación”(1).

La vicepresidenta del Gobierno español María Teresa De la Vega confirmó “que se va a construir una tercera valla que consistirá en una sirga tridimensional, más eficaz, más moderna pero menos lesiva para los inmigrantes que intenten rebasarla”.(2). Aunque nosotros pensamos que los que están detrás del muro, los subsaharianos asaltaran la nueva sirga/tridi. La moral convencional, el rebaño –dirá Nietzche- impulsa la elevación de la reja hasta los tres, siete metros y así sucesivamente frente al estupor de un Marruecos dominado por un rey corrupto y un África lánguida y muerta de hambre, o de sed.

La funcionaria ¿socialista? máquina –de maquinar, de pensar– hasta lo indecible para detener a los desheredados. Nosotros observamos que la rapacidad de los asaltantes se enfrenta a la sed de poder. Los telediarios escupen saliva cruel y pegajosa del minuto a minuto. ¿Quién vencerá? La señora que viste Louis Vuiton debe cumplir con el encargo. La nueva sirga se elevara sin daño para ellos. La hipocresía audaz domina a los ideólogos socialistas

Digo yo…

¿No sería mejor acercarse a una África que escupe indocumentados y ver en su vientre hinchado y famélico que podemos hacer?

¿Y mientras tanto? Dar permisos a todos para entrar y salir a la Europa rica. No es una locura, miles de puestos de trabajo no encuentran ocupación en toda Europa porque nuestros ciudadanos no “tienen motivación” para desempeñarlos.

(1)Friedrich Nietzsche, Más allá del bien y del mal. Pag. 131. Alianza Editorial. Año edición 1972.

(2)El Mundo, 7 de Octubre de 2005.

(3)La foto es la de la agencia EFE.

 

Anuncios