b9875dafcc4727ad18678f866992678a

Cada vez que tengo una crisis de escritura recurro a Pinti. Él no me conoce, me vio una noche al salir de su espectáculo nos echamos una foto y se montó en su nube. Y que nos dice hoy:

“Un país que caga a los jóvenes es un país sorete que no sabe del futuro. Y un país que caga a  los diferentes simplemente porque no se quiere tomar el laburo de entenderlos, es un país que quiere ser monótonamente igual y que se va a ir a la mierda sin ninguna diferencia” pág. 117 (1)

¿Y los jóvenes hasta que edad llegan? En este país, en España hasta casi los 40. Cargados de intencionalidad, hacen esto, dejan de hacer aquello. Tienen un contrato, dejan de tener otro. O son Podemitas. O sea, crujen el espacio social para intentar adecuarlo a su futuro. Y algunos se van a trabajar a Alemania, al Reino Unido o a las antípodas. Y nosotros seguimos hablando de los jóvenes. Pero algunos de nosotros nos hemos metido en los 60, antiguos progres, antiguos hippies, antiguos rockers. Ya nos peinamos y la barriga desaparece en el aseo, por ello en la última reforma mi aseo es de 0,62 de altura, lo he vuelto a subir para que ella se ajuste mejor. En una palabra nos metemos en esta edad y ya arrastramos el título de los antiguos reformadores, los que fueron PCE o vainas parecidas y ya se ha desinflado esa ola que parió la Transición.

En el 75 al regresar de Italia con 19 participé en una mani que me di el gusto de reventar un escaparate con un ladrillo rojo –de los que ya no quedan-. Ahora son tochanas.

Ahora se llevan las Colau (2), cara límpida, sonido suave, maquinación lenta. Otra generación se enfrentará a ese eterno dilema: los jóvenes.

Por ello mi consejo de antiguo reformador. Subiros al carro, re-inventaros, cread vuestras propias empresas y proyectos. No esperéis nada de las instituciones, ni de los mayores. Ellos se están mirando al espejo y midiendo la barriga que encaje en el nuevo aseo. Por cierto el mío es rojo… pero es una licencia poética de burgués.

¡Levantaros!

Rompan las barreras, busquen donde narices esta la creatividad, la imaginación, el Euro. De ese pozo sin fondo surge la fuerza que aparentemente no existía. ¿Cuántas empresas puede crear una persona a lo largo de su vida? En mi caso, cinco, y quedan dos. 3×2 solo el tres fracasos por dos éxitos mide vuestro compromiso. ¿Cuantos proyectos puede crear una persona a lo largo de su vida?: cientos. ¡Cientos! ¡Qué maravilla!

¡Vamos!

 

Notas marginales

  • Palabra de Pinti, Pinti, Ed. Sudamericana
  • Ada Colau, alcaldesa de Barcelona
Anuncios