loveandage

by j re crivello

Hace días regresaba en tren –en uno de mis sueños – y me encontré con mi suegro ya fallecido, al bajarnos y antes de tomar un taxi él me dijo que tenía que hablar por teléfono a su madre –está claro ya muerta- y le acompañe hasta una cabina telefónica.

Para escribir tenemos que asistir a viejas peleas inexistentes, a personajes presentes como si fueran caviar. Les estiramos en el pan, abrimos la cerveza y al beber aquella republica de los sueños se dispara. En mis Talleres online en FlemingLAB asisto a infinidad de viajes de mis colegas escritores por territorios construidos para comunicar sus ideas.

Si Ud. charla con un familiar desaparecido y este a su vez habla con un tercero —: como mi suegro- vera que el primer paso de la escritura esta dado, la creatividad, ahora nos toca lo más difícil, no dejarle que muera de nuevo, elegirle, mimarle para que su vida alumbre historias llenas de fuego, de amor de envidias para que atraiga a otros a ese cuento creado para ser leído miles de veces y evocar en otros una sonrisa o un cabreo.

¿Vamos de viaje? Montémonos esta noche en un espacio donde los visitantes tambaleen en oscuras e irrepetibles manías y nosotros seamos sus testigos.

— ¿Has hablado ya con tu madre? —pregunte a mi suegro Juan Delgado

—Sí, —respondió—: Podemos subirnos al taxi, Juancho*.

 

*Nombre con el que me llama mi familia

 

Anuncios