thecageswebuilt-1

Se lo dedico a M. G. apasionante escritora/alumna — j. re

#¿Aquí va tu cuento de la lluvia. Solo tuve que recordar un poco. Todavía estoy atorada con los otros dos de Calle 13. Tengo la idea pero empiezo y no me sale lo que quiero. Pregunta: ¿Cuántas palabras tienen que tener los cuentos? ¿1500 cada uno?

Saludos, X.

Mi respuesta.

#1500… Mañana te lo miro. Te refieres que si piensas en escribir calle 13 y… ¿no te sale nada?. Pues escribe sin pensar en ello. A lo mejor este encaja, ya lo miraré saludos j.

#Bien. Escribiré sin pensar. —Responde la alumna

Cuando aceptamos compromisos de escritura surgen estas dudas que frenan o bloquean. Este intercambio de e –mails con una alumna del taller de Escritura FlemingLAB nos ilustra de los potenciales o debilidades. Debemos separar de nosotros los pensamientos intentando que fluya esa fuerza interior. La maestra del género en los Talleres de escritura Natalie Goldberg lo expresa en este párrafo:

“Nuestra vida es ordinaria y al mismo tiempo mítica. Vivimos y morimos, envejecemos maravillosamente o nos llenamos de arrugas. Nos despertamos por la mañana, compramos algo de queso y esperamos tener en la cartera lo bastante para pagarlo. Y al mismo tiempo el corazón, máquina perfecta, sigue latiendo a través de todos los dolores y todos los inviernos que vivimos sobre esta tierra” Pág 77 El Gozo de Escribir

Por ello escribir es un acto de ternura con nosotros mismos, y con los que nos rodean. Al escribir damos fe de las carencias o de las posibilidades, por ello dejemos que escape nuestro talento como si fuera un acto de lujuria, o de miedo, o de acecho ante la imaginación.

No pensemos… escribamos

Anuncios