by j re crivello

Los que tenemos PYMES con más de veinte años  sabemos lo que significa construir un patrimonio, una marca, una confianza y superar la crisis pasada. Por ello todos podemos escribir largos análisis de economía y sus soluciones, o mis amigos de izquierda criticar al neoliberalismo y sus chicos malos, pero cuando se pierde la confianza los castillos se derrumban. Diría Marx en El Capital: ”el valor de la mercancía mide el grado de su fuerza de atracción sobre todos los elementos de la riqueza material y por tanto la riqueza social de su poseedor”

Hoy hemos comprobado cómo esta profética frase referida al dinero y su poseedor tiene valor incontestable. El Popular ha sido vendido por un Euro. Su fuerza de atracción se ha diluido hasta desaparecer como un azucarillo. Y el argumento del Banco Central Europeo es que si abría sus oficinas al público no tendría liquidez, lo que nos lleva a recordar otra frase de El capital:

“En cierta ocasión (1839) un viejo banquero avariento levanto la tapa del escritorio ante el que se sentaba en su despacho privado, y le mostró a un amigo un fajo de billetes de banco, diciéndole con profundo gozo que allí había 600.000 libras esterlinas a las que había retenido para que el dinero escaseara, y que se pondrían todas en circulación después de las tres de la tarde de ese mismo día” (2)

Y asombrados hoy hemos visto como los del Banco de Santander han puesto en circulación la posibilidad de aportar 7.000 millones de Euros a partir de las tres de la tarde. Los negocios son así y las empresas capturan las oportunidades que gestores malos dejan escapar.

Bon profit —decimos en Cataluña.

Notas:

Las líneas en cursiva pertenecen al original de El capital, versión de mi biblioteca de julio de 1975 y costó 800 pesetas. (1) pág 163 (2) pág. 169 El Capital, Vol 1, El proceso de producción del Capital, Carlos Marx, 1975 Edit s. XXI

Anuncios